Diablo® III

El desafío de las diablarbas

El desafío de las diablarbas

Ha llegado la hora de enfrentarse a un desafío... no es un desafío de voluntad, ni de fuerza, ni de tomarse un litro de leche; se trata de un desafío de fortaleza folicular.

Así es, es hora de dejarse la barba.

Durante los últimos seis meses, muchos de los miembros del equipo de desarrollo de Diablo III se han enfrentado a este desafío de forma personal; aunque puede que te lleven ventaja, la meta sigue siendo la misma: dejarte, y mantener, la diablarba más imponente posible, y no rasurarte hasta el día del lanzamiento de Diablo III.

A lo mejor decides irte al extremo y cultivar una barba de ermitaño, o tal vez prefieras rebajarla un poco para evitar las protestas de tus seres queridos. No importa si está trenzada, lleva la raya al medio o es suficiente para cobijar a una familia de ardillas, tu barba servirá como un faro de esperanza para la humanidad en la próxima guerra contra los Infiernos Ardientes.

Quizá las damas, así como los caballeros menos hirsutos, piensen: "¿Y yo qué? Mi vello facial es frágil y ralo, como el velo de los sueños". Si eres de ésos, te presentamos un desafío diferente: crea la mejor barba falsa que puedas a partir de cualquier clase de objeto o sustancia que tengas a la mano y modélala para que el mundo la vea.

Dado que todavía no anunciamos la fecha de lanzamiento del juego, el desafío de cultivar la diablarba definitiva te conducirá a límites insospechados, sin embargo, confiamos en que tendrás el valor suficiente para unirte a los desarrolladores de Diablo III en su misión.

Para participar, sólo tienes que enviar fotos de tu diablarba a diableards@blizzard.com. Juntaremos las imágenes más impresionantes de sus barbas y creaciones barbudas para mostrarlas en el sitio oficial de Diablo III conforme se acerque el lanzamiento del juego.

Mientras tanto, echa un vistazo a las diablarbas épicas del equipo de desarrollo de Diablo III para que te sirvan de inspiración:

 





Etiquetas: Diablarbas

Cargando comentarios…

Ocurrió un error al cargar los comentarios.