Diablo® III

De vuelta a lo básico: sistema de recursos de clases

De vuelta a lo básico: sistema de recursos de clases

Ya sea que estés muy familiarizado con el reino de Santuario o que sea tu primera vez en un juego de Diablo, es buen momento para refrescar tu conocimiento acerca de los recursos de cada clase. La gestión de recursos como la Furia (del bárbaro) o el Maná (del santero) será un elemento esencial de tu desempeño, así como de tu capacidad para destruir a los demonios y necrófagos que proliferan sin parar.

 

Vive y deja morir

No se puede hacer suficiente énfasis en la importancia que tiene un recurso como la Vida. Mientras que los no-muertos sigan caminando por el reino de Santuario, notarás que un héroe muerto no es tan efectivo. Tu Orbe de Vida se vaciará conforme recibas daño y un orbe vacío significa un héroe muerto.

Cuando estés enfocado en regresar a los esbirros del infierno por donde vinieron, querrás buscar Globos de Vida. Casi cualquier criatura puede tirar estas esferas carmesí y, si caminas sobre ellas, recuperarás de forma instantánea un porcentaje de tu vida. Además, como sucedía con los juegos anteriores de Diablo, serás capaz de llevar Pociones de Vida en tu inventario. ¡Pero úsalos con moderación! Tienen un tiempo de reutilización relativamente largo.

 

Bárbaro: desata la furia

Los bárbaros son experimentados guerreros melé. Para tal fin, utilizan la Furia como recurso para desatar devastadores ataques melé contra sus enemigos. La Furia se obtiene siempre que un bárbaro asesta un ataque certero o cuando recibe un golpe de un oponente. Este recurso se agota con el tiempo si el bárbaro no lucha por lo que, en general, querrás asegurarte de que estás al frente de la acción acumulando Furia para utilizar facultades más potentes. La Furia también se obtiene de manera constante con ataques tales como el Porrazo  y Hender, mientras que las facultades potentes como Ataque de Salto y Pisotón generan mayores ráfagas de Furia. Además, las facultades que consumen Furia van desde aquellas que están más orientadas a la defensa —como Grito Amenazador, el cual reduce el daño de los enemigos cercanos—, hasta ataques mortales —como Remolino, el cual inflige un daño continuo de grandes dimensiones siempre y cuando tengas Furia—. Con base en la  gestión de la generación y el uso de la Furia, el bárbaro puede convertirse en el héroe melé más brutal en el campo de batalla.

 

Cazador de demonios: balancea el odio con la disciplina

Empeñado en la búsqueda de la venganza, el cazador de demonios es un adversario ágil que utiliza tácticas avanzadas de combate para lanzar ataques letales. Como tal, el cazador de demonios deberá gestionar dos recursos: Odio y Disciplina. El Odio es un recurso que se regenera rápidamente y se utiliza para alimentar una amplia gama de facultades ofensivas del cazador de demonios en el fragor de la batalla, mientras que la Disciplina se regenera en el tiempo de forma mucho más lenta y permite el uso de habilidades tácticas cuando llega el momento adecuado de controlar a los contrincantes. Por ejemplo, una habilidad de Odio como Boleadora  envuelve al objetivo y poco después explota e inflige mucho daño en el área de efecto. Por otro lado, gracias al entrenamiento exhaustivo y una preparación meticulosa, el cazador de demonios utiliza la Disciplina para facultades que le permiten mantenerse a distancia de sus enemigos o tenderles una trampa. Cortina de Humo, una facultad para los cazadores más disciplinados, te permite desvanecer por un breve período de tiempo, y su uso conlleva un gasto porcentual de Disciplina. El cazador de demonios puede utilizar su Odio de los condenados para infligir daño directo, y su Disciplina en tácticas de combate para atraerlos hacia trampas bien diseñadas y cazarlos sin piedad hasta mandarlos de vuelta a los Infiernos Ardientes.

 

Monje: sintoniza tu espíritu

El monje, de forma similar al bárbaro, destaca en el combate melé. Pero, a diferencia del bárbaro, el monje no se beneficia de los golpes de sus enemigos y no puede darse el lujo de recibir tanto daño. En cambio, el monje puede utilizar el Espíritu para desatar un aluvión de ataques relámpago y cuenta con habilidades defensivas orquestadas con una precisión tal que se convierten en un arte. El Espíritu se genera mediante el uso de ataques melé y de varias facultades especiales específicas, y no se deteriora hasta que se utiliza una facultad que consume Espíritu. Esto permite la existencia de combos poderosos y poéticos, que a menudo deja a los monstruos perplejos al exhalar su último suspiro. Por ejemplo, el Espíritu se puede utilizar para activar el místico Ataque por Siete Frentes, que te permite desplazarte rápidamente de un enemigo a otro y lanzar siete ataques fluidos y demoledores. Sin embargo, tienes otras facultades disponibles que sirven para generar Espíritu. Puños de Trueno es una de ellas: una serie de puñetazos extremadamente rápidos que infligen daño de Trueno a los enemigos y tienen la probabilidad de interrumpir los ataques enemigos. Dentro del Espíritu del monje se encuentra un auténtico héroe letal.

 

Santero: utiliza tu maná

El santero lleva el toque clásico de un taumaturgo oscuro, utilizando el vudúy la invocación de criaturas viles para mantener a los enemigos a cierta distancia, y masacrarlos en el proceso. Como santero, eres un auténtico ejército de un solo hombre, utilizando el Maná para invocar a grotescos seres animados que te ayudan en el combate. El Maná se regenera paulatinamente por sí solo, pero el santero también tiene facultades clave diseñadas para rellenar sus reservas, como los hechizos Robo de Maná o Espíritu (que se combinan con poderosas habilidades pasivas), los cuales pueden devolver Maná cada que los lanzas. Además de la invocación de esbirros, el Maná alimenta tus implacables habilidades dañinas y tu magia evasiva defensiva. Por ejemplo, Bomba Incendiaria lanza una calavera explosiva que inflige un daño significativo de área de efecto a los enemigos que estén dentro de su radio de explosión. Además, un hechizo como Horrorizar puede utilizarse para hacer que los enemigos huyan despavoridos durante un breve período de tiempo. Lo que es más, las facultades defensivas y ofensivas se pueden combinar en hechizos devastadores como Pánico Masivo, que provoca paranoia en los adversarios y puede llevarlos a atacarse entre sí. Gracias al uso del Maná, los santeros son los proveedores definitivos de magia indeseable, lo que les da la satisfactoria oportunidad de sembrar el caos en el campo de batalla.

 

Arcanista: controla el poder arcano

El arcanista, de forma similar al santero, es un usuario poderoso de magia que destruye a los malhechores; a menudo desde la distancia. A diferencia del santero, el arcanista no depende tanto de la invocación de criaturas, y no lanza hechizos malvados ni utiliza Maná. En lugar de eso, el arcanista acude al Poder  Arcano para utilizar hechizos de distintas disciplinas. El Poder Arcano es un recurso que se regenera con rapidez y permite el lanzamiento de hechizos como Rayo Gélido, el cual proyecta un haz de hielo que ataca al primer enemigo con golpes reiterados de Frío, además de que disminuye su movimiento y velocidad de ataque. El Poder Arcano alimenta hechizos defensivos como Armadura de Energía, que aumenta tu defensa durante un período corto de tiempo a cambio de reducir tu Poder Arcano máximo mientras dura su efecto. Se pueden utilizar otros hechizos con el Poder Arcano para permitir que el arcanista escape o se mantenga fuera del alcance de los condenados. Por ejemplo, Teleportar te permite saltar a través del éter a una ubicación dada, mientras que Enlentecer el tiempo invoca una burbuja de tiempo y espacio, disminuyendo el movimiento y la velocidad del ataque de los enemigos y sus proyectiles. Los arcanistas, que siempre están en sintonía con las fuerzas arcanas de su reino, dominan a sus contrincantes con hechizos mortales, un despliegue de magia etérea que mantiene a los villanos a una distancia segura, y con defensas elegantes que mitigan deforma mística el daño recibido.

 

Maximiza la devastación

Aunque las reglas fundamentales de cada uno de los recursos están escritas en piedra, su uso estratégico puede ser personalizado por medio de habilidades pasivas, las cuales pueden alterar drásticamente la rapidez y eficiencia de la generación y regeneración de tus recursos. Con el uso de habilidades específicas, además de las casi ilimitadas combinaciones que ofrecen las runas de habilidad, puedes ajustar el poder de tu personaje mediante la gestión y el control de recursos. Ahora la decisión está en tus manos. Selecciona tu clase favorita y aprende a maximizar los beneficios de los recursos que tienes a tu disposición, convirtiéndote en un héroe sumamente poderoso y en el enemigo mortal de las fuerzas de la oscuridad.

Cargando comentarios…

Ocurrió un error al cargar los comentarios.