Savia Nueva - Parte 1

Archivo Horádrico
Hola,

Me gustaría compartir con vosotros una serie de relatos sobre diablo que publiqué hace un tiempo. Como superan el límite de 5000 caracteres del foro os pongo el link:

http://www.diablo3-esp.com/fanfics/savia-nueva-parte-1-t46153.html

Espero que os gusten ;)

Aquí os dejo un fragmento:

Mi nombre es Thar y nací hace quince años en Bramwell, un pueblo no muy lejano al lugar en el que me encontraba en ese momento y en el que me hubiera gustado no estar, Tristán. Como todos los niños de aquella época, me crié con las terroríficas historias de la mítica Tristán, pero con los años dejé de creer en ellas. Sin embargo, al encontrarme en aquel lugar no pude evitar recordar los sórdidos cuentos que me relataba mi abuelo junto a la chimenea durante los fríos inviernos.

El cielo era una manta de nubes grises que apenas era capaz de atravesar el Sol. Se acercaba una fuerte tormenta, aunque ese era el menor de nuestros problemas. Un cuervo graznó desde uno de los tejados en el momento en que emprendió el vuelo haciendo que una teja se deslizara hasta partirse en mil pedazos en el suelo. El paisaje era desolador. En el centro del pueblo estaba lo que quedaba del pozo y las casas de piedras grises apenas se aguantaban en pie. Tristán había sido consumida por el fuego mucho antes de que yo naciera, pero según me había contado mí abuelo, el fuego llegó después de que un mar de pavorosos engendros emergiera de las profundidades para acabar con la vida de aquella próspera villa.

Mi maestro me hizo señas con disimulo, no quería llamar la atención de nuestros acompañantes. Me acerqué hasta él y recogí un puñado de monedas de entre unos huesos consumidos por el tiempo. Esa iba a ser toda mi recompensa por el momento, aunque por lo menos, mi maestro compartía algo del botín, puede qué con el tiempo también compartiera su sabiduría y me enseñara el noble camino a la luz.

- El viejo de la posada ha dicho que al llegar a la plaza central debemos dirigirnos al norte, hacia aquella montaña - Les contó mi maestro al resto para que no prestasen atención y yo pudiera meterme las monedas en el sayo.

Ante la curiosa y perversa mirada de las alimañas, abandonamos el pueblo que antaño fue frecuentado por numerosos héroes y comerciantes en busca de gloria y riquezas. No pude resistir la tentación, antes de irme, de mirar hacia atrás y observar por última vez la terrible herida que era Tristán. Vivimos en un mundo repleto de mentiras, mentiras que dejamos que nos cuente por que las necesitamos para poder conciliar el sueño y cuando por fin la realidad viene a por nosotros ya es demasiado tarde para reaccionar y nos pisotea dejando pueblos arrasados.

Al darme la vuelta para seguir al grupo, tropecé con algo y caí al suelo arrancando una nube pútrida, negra y maloliente. Mi maestro me ayudó a levantarme, mientras nuestros dos compañeros nos miraron con desprecio.

- Vamos chico - Me dijo - Si sigues haciendo tanto ruido, me quedaré esas monedas que has cogido.

- Lo siento - Balbuceé - Nunca he estado en un sitio como este.

- Necesito que demuestres lo valiente que puedes llegar a ser.

Me dio unos afables golpes en el hombro con su mano acorazada y se apartó de mí. Dolorido en mi orgullo, eché un último vistazo a la gran jaula que me había hecho caer y me alejé preguntándome si alguna vez algún hombre estuvo preso en ella.

...

http://www.diablo3-esp.com/fanfics/savia-nueva-parte-1-t46153.html

Por Joan Anfruns
http://www.wix.com/janfruns/web

El séptimo: El adalid del apocalipsis
http://www.lulu.com/product/tapa-blanda/el-s%C3%A9ptimo/15151404
por q no lo pones en varios comentarios???
si colocalo aqui para compartirlo....

Únete a la conversación

Regresar al foro