Desde su creación, los zerg se han visto impulsados a buscar la perfección de su raza a través de evolución inmisericorde y voraz. Si la Mente Suprema fue la fuerza detrás de esta directriz, el ser llamado Abathur nació como instrumento de su voluntad.

Abathur es un organismo antiguo que ha fungido como “maestro de evolución”, la mano que modifica las cadenas de ADN zerg para crear mutaciones de criaturas existentes y cepas totalmente nuevas. Si se le permite operar por su cuenta, Abathur aborda la evolución del Enjambre de manera poco ortodoxa, pues consume tejido viviente para disolverlo en componentes genéticos fáciles —si dolorosos— de reensamblar.


Los métodos de Abathur no son la única vía de evolución del Enjambre, pero, después de la muerte de la Mente Suprema original, este ser se ha dedicado a refinarlos a lo largo de años de deambular por el universo. Durante su estadía en Char, el indiferente Abathur modificó todo zerg que se cruzó en su camino y se obsesionó con diversificar al Enjambre.


En la medida de lo posible para una criatura de colmena, Abathur se considera personalmente responsable por la preservación de los zerg. Esta entidad lleva a cabo cada experimento como si la supervivencia de la especie dependiera de ello y no tolera ningún tipo de retroceso evolutivo. Abathur hará que el Enjambre avance… y lo cambiará por completo en el intento.

Cargando comentarios…

Ocurrió un error al cargar los comentarios.