StarCraft® II

Arcturus Mengsk ha sido llamado héroe rebelde, asesino en masa y casi cualquier otro apelativo conocido. Sin embargo, una palabra que nunca ha sido utilizada para describirle es “ordinario”.

Como descendiente de las antiguas familias de élite de la Confederación, Mengsk tenía un camino fácil frente a él, heredar la vasta fortuna de sus padres y tener una vida de fama y poder. Sin embargo, seguir los pasos de su padre Angus, un senador Confederado en Korhal IV, no era para Arcturus. Desde pequeño estaba decidido a forjarse su propio camino por la galaxia.


Para desilusión de sus padres, la ambición de Mengsk lo llevó a unirse al Cuerpo de Marines de la Confederación. Ahí esperaba tener la oportunidad de aprender las particularidades de la prospección, un oficio que le intrigaba desde hacía algún tiempo. Conforme escalaron las tensiones entre la Confederación y la Coalición Kelmoriana, Mengsk quedó atrapado en medio de la brutal Guerra de Gremios. Como Marine se distinguió por sus tácticas brillantes y habilidades de liderazgo natas, sin embargo, la vida en el ejército nunca fue su meta. Antes de que terminara la Guerra de Gremios, Mengsk dejó a los marines y comenzó su carrera como prospector en los mundos situados en la periferia.


Después de que Mengsk se sacó la lotería como prospector, su mundo se tornó de cabeza. Angus declaró la independencia del planeta Korhal y la Confederación respondió asesinando a toda la familia de Arcturus. Aunque pretendían decapitar la incipiente revolución, el ataque tuvo un efecto distinto y convirtió a Mengsk en el líder más importante del levantamiento. Éste nunca estuvo de acuerdo con la apasionada retórica anti-Confederada de su padre, pero las muertes de su familia lo llenaron con un férreo deseo de venganza.


Mientras Mengsk libraba una devastadora guerra de guerrilla contra la Confederación, la respuesta de sus enemigos fue bombardear Korhal con 1000 misiles nucleares de clase apocalipsis; ataque que aniquiló toda la vida en el planeta. Mengsk, quién se encontraba en otro lugar cuando eso sucedió, cambió el nombre de su grupo revolucionario a los Hijos de Korhal en honor a los caídos y continuó su movimiento, empleando tácticas cada vez más despiadadas. Durante el periodo en que los zerg y los protoss hicieron su aparición en el sector Koprulu, las fuerzas de Mengsk se infiltraron en la supersecreta instalación Jacobs en Mar Sara y obtuvieron los planos del emisor psiónico; un arma Confederada capaz de atraer en masa a los zerg al sitio donde se le colocara.


El emisor psiónico fue el último clavo en el ataúd de la Confederación. Pese a la matanza indiscriminada que resultaría con el uso de ese dispositivo, Mengsk desplegó múltiples emisores psiónicos en Tarsonis, mundo capital de dicha entidad. Los zerg llegaron pronto y arrasaron el planeta, dando el golpe de gracia a la Confederación en el proceso. Con la victoria cercana, Mengsk dejó Tarsonis y abandonó a Sarah Kerrigan, una ex-fantasma de la Confederación y su segunda al mando, en la superficie; un acto que traería consecuencias desastrosas. En lugar de matar a Kerrigan, los zerg la capturaron y la convirtieron en la Reina de las Cuchillas, un ser despiadado que más adelante se convertiría en la matriarca de los salvajes alienígenas.


Luego de la caída de la Confederación, Mengsk se declaró emperador de un nuevo gobierno al que nombró el Dominio Terran. Sin embargo, conforme su imperio comenzó a tomar forma, la Junta de la Tierra Unida llegó al sector Koprulu y se adueñó de Korhal, el recién terraformado planeta capital del Dominio. Debido a las circunstancias, la única opción de Mengsk fue aliarse a Kerrigan y sus zerg, así como con Jim Raynor, un ex-miembro de los Hijos de Korhal dedicado a luchar por la libertad; quién además dirige a los Rebeldes de Raynor, un grupo que se opone al Dominio. Con la ayuda de sus aliados, Mengsk recuperó Korhal pero fue traicionado posteriormente por Kerrigan. La mayoría de sus tropas fueron aniquiladas en un desastroso contraataque contra los zerg y decidió replegarse a Korhal.


Durante los siguientes cuatro años, Mengsk se dedicó a reconstruir y expandir el Dominio, siempre con la preocupación de que Kerrigan podría atacar de nuevo. También reentabló comunicación con su hijo Valerian, un niño nacido de una breve relación con Juliana Pasteur, en la época que fue miembro del Cuerpo de Marines. Aunque estuvo ausente casi toda la vida de Valerian, Mengsk últimamente ha pasado una gran cantidad de tiempo preparando a su hijo con el fin de que herede el Dominio algún día. Para su deleite, Mengsk puede ver fragmentos de sí mismo en Valerian, un hombre guiado por su propia voluntad y la de nadie más. Su opresivo gobierno y su posición de poder lo han convertido en el blanco de diversos grupos revolucionarios terran. El más importante entre todos ellos son los Rebeldes de Raynor, una espina perenne en su costado desde que se separaron de los Hijos de Korhal. Además de sólo intentar exterminarles, Mengsk ha empleado también propaganda para poner a la opinión pública en su contra y hacer parecer a su líder, Jim Raynor, como nada más que un implacable terrorista.


El control que ejerce Mengsk sobre el público va más allá de mancillar la reputación de sus enemigos. Gracias a su maestría de la oratoria y el firme control sobre los medios, ha mantenido ocultas sus atrocidades presentes y pasadas. La mayor parte de la población del Dominio acepta su reinado, creyendo que es el único líder capaz de protegerles de las amenazas alienígenas del sector Koprulu. Mengsk afirma que la única oportunidad que tiene la raza humana de sobrevivir los oscuros días que se avecinan es estando unidos bajo su liderazgo, sea por convicción o por la fuerza.

Cargando comentarios…

Ocurrió un error al cargar los comentarios.