StarCraft® II

Para un hombre tan involucrado con los aspectos más oscuros y misteriosos del Dominio, Horacio Campoguerra tuvo una infancia relativamente ordinaria. Nació en Kithrup, la ciudad costera de Tarsonis, y fue el hijo menor de Shae y Henry Campoguerra, quienes trabajaban en el hospital local. Su padre era un administrador, su madre una neurocirujana.

Algunos especulan que esta exposición a la burocracia de la vida y de la muerte puede haber influido en el rumbo de su carrera. Algunos de los refugiados dispersos de Tarsonis han comentado que Campoguerra estuvo sujeto a abusos durante su niñez, sin embargo, no se han encontrado registros que corroboren tales rumores. No obstante, hay suficientes piezas de información disociada que sugieren lo contrario. Su hermano y su hermana mayores hicieron su carrera en el campo médico y no hay explicaciones consistentes que expliquen el por qué el joven Horacio Campoguerra decidió enlistarse en la infantería de la Confederación; ni la reacción de su familia al enterarse. Lamentablemente, todos los demás miembros de la familia Campoguerra estaban en Tarsonis durante la primera invasión zerg y no hay evidencia de que lograron escapar del planeta; se presume que todos murieron.

Campoguerra ascendió por los grados del ejército Confederado a una velocidad sorprendente y obtuvo condecoraciones por su valor, genialidad táctica y liderazgo decisivo en su escuadrón. Sirvió en dos periodos de servicio en la Guerra de Gremios y fue promovido a teniente coronel cuando el conflicto llegaba a su fin. Fue en los inicios de su carrera, en el asedidado planeta Sonyan, donde Campoguerra conoció a Arcturus Mengsk. Mengsk era capitán de la 33va División de Asalto Terrestre —donde Campoguerra entró en combate por primera vez— y el capitán notó que el callado e imperturbable recluta era un reflejo de sus habilidades estratégicas. Durante una batalla muy reñida en las Minas de Creen del Sur, Campoguerra dirigió una carga contra un búnker enemigo y recibió tres balas en el hombro mientras despejaba una posición vital. Campoguerra fue ascendido rápidamente a primer teniente bajo el mando de Mengsk y los veteranos de la 33va todavía hablan de la camaradería de ambos hombres durante el primer año. Cerca del final de la Guerra de Gremios, Mengsk tomó un camino separado de la milicia a la que Campoguerra era leal, sin embargo, se mantuvieron en contacto.

En los años siguientes, a Campoguerra se le asignaban cada vez más tareas que menos tenían que ver con la guerra y más con la “preservación de la paz” de la Confederación. Su disgusto por el régimen creció de manera constante hasta el bombardeo de Korhal —él se encontraba en el sistema Sara cuando se enteró del ataque genocida— y varios testigos dicen que renunció en ese momento. Su nave insignia, el crucero de batalla Justicia de Hierro, entró en silencio radial y cortó toda comunicación con la red militar aledaña. Campoguerra había seleccionado a los miembros de su tripulación de entre sus oficiales más leales y éstos siguieron a su líder hacia la oscuridad.

Los registros acerca de Horacio Campoguerra después de ese incidente no son claros. Etiquetado como desertor por las fuerzas Confederadas, Campoguerra fue cazado por todo el sistema Sara y más allá. Nadie está seguro de cómo o cuándo entró de nuevo en contacto con Arcturus Mengsk, pero durante los primeros meses de vida de los Hijos de Korhal, Horacio Campoguerra se encontraba dirigiendo los descarados ataques de los rebeldes contra la Confederación. Su conocimiento íntimo de la fuerza militar del gobierno, así como de sus posiciones y movimientos fue invaluable para el éxito de la rebelión. Hay quienes dicen que gracias a esta información les fue posible hacerse del emisor psiónico en Mar Sara; así como utilizarlo en Tarsonis.

Conforme el Dominio se apoderó del sector, el ahora general Campoguerra fue visto como uno de los asesores más leales del nuevo emperador. Mengsk le confiaba a Campoguerra sus tareas más cruciales, estratagemas y misiones. Antes de morir en Korhal, se rumora que el General Duke dijo que Campoguerra era el otro “escuincle” del emperador; insinuando que éste no se encontraba en Augustogrado ayudando en la lucha contra los zerg debido a la posición privilegiada de la que gozaba ante su líder.

Campoguerra se retiró en 2501, habiendo servido en algunas de las batallas más históricas en la ocupación terran del sector Koprulu. Sin embargo, sus días en la milicia no habían terminado. Los desplazamientos recientes de los zerg en territorios del Dominio alarmaron lo suficiente al Emperador Mengsk como para reactivar a su viejo camarada. El General Horacio Campoguerra ahora se encuentra al mando de la totalidad de las fuerzas armadas del Dominio y los libros de historia se ponen de pie para portar nuevamente su nombre.

Cargando comentarios…

Ocurrió un error al cargar los comentarios.