Hay un viejo adagio minero de Moria que dice: “mientras más hostil se vea una luna, más posibilidades tienes de encontrar riquezas bajo su superficie”. Quienes lo conocen bien, dirían que Rory Swann es el ejemplo viviente de ello.

Los amigos de Swann saben que es un hombre cuya apariencia denota descuido y falta de educación, pero que en realidad es un mecánico brillante cuyo conocimiento rivaliza con el de los mejores ingenieros terran del sector…


Aún así, ni sus amigos más cercanos conocen todos los detalles del pasado de Rory Swann.


Nació en una familia de mineros con aptitud tecnológica. Desde temprana edad demostró que su comprensión de la maquinaria y la tecnología era superior a la de cualquiera en la historia de su familia. Swann creció en una comunidad minera donde la orden del día era arreglárselas con casi nada. Las dificultades impulsaron a Swann a innovar continuamente y con el tiempo se volvió muy hábil para desensamblar piezas tecnológicas, obtener componentes y construir dispositivos nuevos; sólo para ganarse el pan.


Con su talento, Swann pudo haber dejado atrás la dura vida de minero y obtenido un empleo en alguna de las mejores corporaciones de ingeniería. No obstante, eligió seguir los pasos de su familia y dedicarse a la minería.


Entonces, luego de ahorrar hasta el último crédito, pedir préstamos y combinar recursos con sus amigos cercanos, Swann cumplió uno de los sueños que había acariciado toda su vida; fundar su propio grupo minero en Meinhoff, un mundo ubicado en la periferia. Al principio percibió enormes ganancias, pero la Coalición Kelmoriana, una organización que controlaba los intereses mineros en el planeta, instituyó impuestos cada vez más elevados; lo que hizo casi imposible adquirir artículos de primera necesidad como alimentos, agua y medicinas.


Extrañamente, otros grupos en Meinhoff aún prosperaban. Swann se enteró de que todas estas operaciones se encontraban bajo el control de Tavish Kerr, el hijo de un influyente comerciante de mineral. Haciendo uso de la vasta fortuna de su padre, Tavish sobornó a funcionarios Kelmorianos para que instituyeran impuestos exorbitantes sobre la operación de Swann. El objetivo era forzarlo a abandonar el planeta para que Tavish pudiera adueñarse de sus tierras, las cuales tenían ricos depósitos de mineral. Swann y sus camaradas presentaron, sin éxito, quejas ante la Coalición. Todos los funcionarios involucrados en Meinhoff parecían formar parte del cochupo. Hacer un trato con el hijo del comerciante también estaba fuera de la cuestión, ya que Tavish no tenía interés alguno en compartir las ganancias con Swann; lo único que deseaba era el control absoluto.


Sin recursosdebido a los impuestos e incapaces de igualar los sobornos que ofrecía Tavish, Swann y sus camaradas declararon su operación como independiente del control Kelmoriano. Cuando la Coalición envió un contingente militar para tomar el control de todos los bienes que poseía la comunidad insurrecta, Swann y sus aliados se defendieron. No dieron cuartel a los Kelmorianos, sin embargo éstos aplastaron la revuelta y comenzaron a masacrar a los mineros. De no haber sido por la llegada de Jim Raynor y sus Rebeldes, quienes recibieron un llamado de auxilio de la asediada comunidad, quizá todos los mineros habrían perdido la vida.


Swann sobrevivió, pero la revuelta había sido costosa: la comunidad minera se encontraba en ruinas, Swann perdió un brazo durante la lucha y muchos de sus amigos más cercanos estaban muertos. Como no le quedaba nada en Meinhoff, Swann se unió a los Rebeldes de Raynor. Desde entonces ha sido el alma del Hiperión, valorado no sólo por su facultad de mantener la antigua nave operacional y las armas que crea, sino también por los sabios consejos que proporciona a la tripulación.


Aunque los Rebeldes están pasando por tiempos difíciles, el optimismo de Swann ha mantenido en alto el optimismo del grupo. No ha olvidado su deuda con Raynor y la lealtad que tiene hacia el líder rebelde sigue siendo fuerte. Si Swann aprendió algo de su experiencia como minero, es que tener fe en la gente que te rodea es un elemento vital para sobrevivir durante las horas mas oscuras y si Swann les ha enseñado algo a los Rebeldes, es a nunca juzgar una luna por su superficie.

Cargando comentarios…

Ocurrió un error al cargar los comentarios.