StarCraft® II

Como muchas de las creaciones de la Reina de las Cuchillas, la Madre de Colonia Zagara nació en Carbonis, rodeada de ceniza y temperaturas extremas. A diferencia de la mayoría de los zerg, las Madres de Colonia son capaces de resolver problemas complejos y efectuar múltiples tareas a la vez, además de poseer la habilidad de dirigir a aquellos miembros del Enjambre de menor sapiencia. Cada Madre de Colonia es una entidad importante, capaz de proporcionar a grandes grupos de zerg una perspectiva casi “independiente”.

Zagara es tan despiadada y resistente como cualquiera en el Enjambre, pero también posee gran astucia. En los años posteriores a su nacimiento, la Madre de Colonia ha llegado a considerar el planeta volcánico como un crisol: un entorno terrible que mejora el estado físico de los zerg, afila sus garras y dientes y los obliga a engrosar su piel.


El aprendizaje autónomo ha convencido a Zagara de la inferioridad de las demás especies inteligentes. El tiempo que pasó unificando a las salvajes colonias dispares en Carbonis sólo reforzó su desprecio por la debilidad de la mayoría de las razas de la galaxia.


En la ausencia de una inteligencia superior —la Mente Suprema o la Reina de las Cuchillas, por ejemplo— la ambición, como sucede con las demás razas, impulsará a Zagara a reunir a los zerg que la rodean y obtener el control del Enjambre.

Cargando comentarios…

Ocurrió un error al cargar los comentarios.