Lejos de la Tierra, en una región conocida como el sector Koprulu, Mar Sara —mundo colonizado por los terran— se encontraba en un punto crítico. Los alienígenas zerg, una consciencia colectiva decidida a devorar todo rastro de vida, infestaron el planeta. La Confederación (el gobierno a cargo de Mar Sara y de otros mundos terran) evacuó a todo su personal militar, dejando la colonia a merced del Enjambre. El Alguacil Jim Raynor se unió a los Hijos de Korhal, un grupo rebelde dirigido por el ambicioso y encantador Arcturus Mengsk, para luchar contra los monstruos y rescatar a los civiles. Aunque los rebeldes lograron salvar vidas, el planeta fue consumido por los zerg y posteriormente purificado por los protoss (una civilización avanzada que cuenta con un vínculo psíquico comunal denominado el Khala).

Con la caída de Mar Sara, los Hijos de Korhal, incluyendo a Raynor, Mengsk y Sarah Kerrigan (quien fue entrenada como Fantasma; asesina psiónica al servicio del gobierno confederado) se reagruparon en el planeta Antiga Mayor. Jim y Sarah desarrollaron rápidamente lazos de amistad. El Alguacil que no se anda con rodeos y la telépata asesina pronto se convirtieron en un equipo efectivo. Cuando los zerg invadieron Antiga Mayor, Mengsk sugirió que los Hijos de Korhal emplearan tecnología de proyección psiónica confederada (emisores psiónicos) para incitar a los alienígenas a atacar a la Confederación. Su táctica resultó ser despiadadamente eficiente.

Poco después, los Hijos de Korhal usaron a los zerg como arma para sitiar Tarsonis, capital de la Confederación. Sarah y Jim expresaron su reticencia al respecto, pero Mengsk estaba decidido. La concentración de zerg atrajo a los protoss y Mengsk despachó a Kerrigan a la cabeza de un grupo pequeño para rechazarlos. Esto permitió a los Hijos de Korhal saquear el planeta.

Sarah no lo sabía, sin embargo, como Fantasma de la Confederación, fue la responsable del asesinato del padre de Arcturus. Su decisión de cuestionar las órdenes de Mengsk dejó en claro que ya no era un elemento útil. Mientras Tarsonis se derrumbaba, Mengsk abandonó a Kerrigan a merced de los zerg.

Disgustados, Raynor y su tripulación abandonaron a los Hijos de Korhal, y posteriormente se robaron el Hiperión, la nave insignia de Mengsk, pero a éste no le importó. Arcturus formó el Dominio Terran a partir del devastado gobierno confederado y una antigua tiranía con un nuevo rostro nació en el sector Koprulu.

Cargando comentarios…

Ocurrió un error al cargar los comentarios.