Adelanto de calabozos del parche 4.3 — 1a Parte — El Fin de los Días

Adelanto de calabozos del parche 4.3 — 1a Parte — El Fin de los Días

Cho’gall, otrora ejecutor principal de la visión nihilista del Martillo Crepuscular, ha sido derrotado. Lady Sinestra, consorte de Alamuerte y madre de los malévolos dragones negros Nefarian y Onyxia, ha caído a manos de grandes héroes. Ragnaros —señor del reino de fuego en el Plano Elemental— y Al’Akir —barón del reino de aire—, ambos árbitros poderosos de las intenciones destructivas de Alamuerte, también han sido purgados. Pero incluso con tantos sirvientes de Alamuerte derrotados, éste recorre libremente los cielos de Azeroth, sembrando estragos sobre la tierra y su gente. Es en estas horas más oscuras en que las fuerzas que enfrentan a Alamuerte deben llevar a cabo un plan desesperado para detener su devastador vuelo crepuscular.

Los demás Aspectos de Dragón, con quienes está aliado Thrall, idearon una estrategia peligrosa y poco ortodoxa para derrotar a Alamuerte de una buena vez. Para lograrlo, deben apoderarse del Alma de Dragón en un momento crítico del pasado lejano… y van a necesitar de tu ayuda. En el parche 4.3, los jugadores de nivel 85 tendrán acceso a tres nuevos calabozos heroicos, en donde se embarcarán en misiones para ayudar a los Aspectos y a otros personajes conocidos en una batalla contra Alamuerte, el Martillo Crepuscular, antiguos ejércitos de la Legión Ardiente y de los Altonatos… y contra el tiempo.

Al igual que la experiencia de contenido para cinco jugadores de la Ciudadela Corona de Hielo, los jugadores deben aventurarse en orden dentro de estos calabozos para desbloquearlos en el Buscador de mazmorras. También tendrás la oportunidad de conseguir nuevo botín épico, incluyendo nuevos sets de calabozo. Aunque estos conjuntos no son específicos para cada clase y no tienen bonos de set, te ofrecen una apariencia estética para cada tipo de armamento: tela, cuero, malla y placa. Podrás arrebatarle estos objetos a aquellos jefes que hayas derrotado en cada uno de los nuevos calabozos heroicos.

Sigue leyendo para tener una probada de lo que te espera al frente y, curiosamente, detrás en el primero de estos nuevos calabozos: el Fin de los Días.

El Fin de los Días

Este portal del tiempo, uno de tantos de resultados potenciales, representa el futuro desolado de Azeroth si sus protectores son incapaces de detener a Alamuerte. En este futuro sombrío, Nozdormu ha identificado una anomalía que bloquea el acceso al pasado y al Alma de Dragón: una criatura poderosa que viene fuera del tiempo y que vive sola entre los ecos de los retorcidos tiempos del pasado.

Para que Nozdormu te proporcione la capacidad para viajar al pasado a un punto previo a que Malfurion Tempestira ocultara el Alma de Dragón de cualquiera que buscara obtener su poder, primero debes visitar un futuro lejano y desolado para descubrir la anomalía que bloquea el pasado. Te encontrarás en un Cementerio de Dragones muy diferente, despojado de su paisaje nevado, y con un poco más que ruinas de los otrora grandiosos santuarios de dragones. Sólo permanece en pie el Templo del Reposo de Dragón como recordatorio de la locura de Alamuerte; lo que queda de sus restos chamuscados está empalado en la cima de la estructura.

Antes de que te enfrentes a la criatura que interrumpe el acceso de Nozdormu al pasado, serás llamado a pelear contra cualquiera de estos cuatro líderes aparentemente conocidos, los cuales serán escogidos al azar cada vez que te aventures a través del Fin de los Días.

Fragmentos de la Guía de Mazmorras

Eco de Sylvanas: Un fragmento desquiciado de la líder de los Renegados, Sylvanas Brisaveloz, ha surgido de portales del tiempo destrozados, y se encuentra enclaustrada en el Santuario de Dragones Rubí y aguarda impaciente. Lo ha perdido todo y es incapaz de encontrar sosiego, este eco atormentado desea liberar su furia oscura contra toda vida aún presente en estas tierras baldías y desubicadas en el tiempo.

Eco de Tyrande: Antigua líder de los elfos de la noche y de las sumas sacerdotisas de Elune, este fragmento distorsionado en el tiempo de Tyrande Susurravientos ahora vaga por los baldíos del desolado futuro de Azeroth. Envuelta en una medianoche perpetua, no tiene carencias pero ha perdido de vista la reconfortante Luz de Elune.

Eco de Jaina: Los atormentados restos de Jaina Valiente están divididos e imbuidos en los fragmentos de su bastón. Para restablecer el equilibrio en los portales del tiempo, es necesario derrotar este eco. Pero el devastador poder mágico que posee la orgullosa líder de Theramore permanece casi indemne en su espectro temporal. En este Azeroth del futuro, sólo está dividida y al acecho...

Eco de Baine: Enfurecido por su fracaso en proteger al mundo, y lo que es más importante, a la Horda, esta sombra de Baine Pezuña de Sangre distorsionada por el tiempo permanece en las ruinas del Santuario de Dragones Obsidiana. Aunque sigue siendo tan poderoso como el Gran jefe tauren del presente, en este destrozado futuro Azeroth este eco movido por la culpa es poco más que el discordante anfitrión de inagotable malicia e ira.

Estos héroes, que murieron hace mucho tiempo, sólo son ecos de su otrora gloria,  retorcidos aún más por la fuerza corruptiva del tiempo. Su presencia es un gran misterio, incluso para Nozdormu. Cuando estas sombras hayan sido derrotadas, la desquiciada figura que bloquea la visión de Nozdormu será develada en el Santuario de Dragones Bronce. Ninguno de los Aspectos de Dragón podría haber  predicho qué entidad tendría tal poder como para interrumpir la visión del Atemporal… la capacidad para crear un nuevo e infinito vuelo de dragón. Sólo con la derrota de un dragón misterioso llamado Murozond podrás darle a los defensores de Azeroth la oportunidad de evitar el resultado potencial que tus ojos han atestiguado.

Lee la segunda parte de nuestro adelanto de calabozos del parche 4.3: el Pozo de la Eternidad.

Cargando comentarios…

Ocurrió un error al cargar los comentarios.