Un día en la Isla del Trueno

Un día en la Isla del Trueno

Allí en el horizonte, al noroeste. ¿La ven? Dagas eléctricas arponean las masas de nubes oscuras y llenan el aire con tanta electricidad que casi se pueden sentir las chispas en la piel. Hay una especie de presagio que flota en el aire, y algo más...

Acto I: La Premisa

Déjenme contarles una historia. Para ponerlos en tema, el parche 5.2, El Rey del Trueno, lleva una semana disponible. Es una típica tarde de sábado. Mientras prendo mi computadora y pienso en todas las cosas que quiero cumplir en el juego, siento que una especie de relajación inunda mi mente.

Acto II: 'Aventura' no es una mala palabra

Estoy entusiasmado por ir a la Isla del Trueno, pero sé que tengo tiempo suficiente para entrelazar otras misiones y tareas del día a día. Y como soy un loco del cultivo, ¡lo primero que tengo que hacer es cuidar mis tierras!

El Valle de los Cuatro Vientos siempre me pareció un lugar muy pacífico. Forjé mi amistad con los Labradores del Valle la primera vez que visité el área y rápidamente comencé a trabajar para conseguir mi estado de Exaltado. Una vez que alcancé este objetivo y, por ende, tuve los cuatro terrenos desbloqueados, pude comprar la granja y me siento orgulloso de poder llamar a este lugar "hogar" (¡sin mencionar que aquí está mi Piedra de Hogar!).

Pero primero lo primero: ¡llegó la hora del arado! Los cultivos que planté ayer ya están listos para la cosecha y hoy no me quiero olvidar de plantar algunos más antes de partir. Con el nuevo parche se pueden tomar órdenes de trabajo de varias facciones, ¡lo que les permitirá ganar reputación con solo cultivar! Comienzo a arar mi campo de cultivo y, para mi deleite, con cada pasada del arado, el Mur Acuclillado sale golpeado y aturdido de la Tierra ocupada. ¡Hurra! Justo en ese momento me doy cuenta de que estoy haciendo un bailecito alegre y medio tonto, así que la vergüenza hace que me detenga. Lo que no me llama la atención es que Luna me mire con desconfianza, mientras Peludo resopla y mordisquea la comida que acaba de regurgitar.

ADayInPandaria_WoW_Blog_Thumb3_GL_550x200.jpg

Después de plantar rápidamente las semillas que me quedan y de limpiar todos los obstáculos que puedan impedir que mis plantas crezcan, me subo a mi Cometa pandaren de jade y me dirijo al Cuartel del Shadopan. El portal que lleva a la isla nueva está cerca del Cuartel del Shadopan y, como todavía quiero tener mi propio tigre del Shadopan, es hora de exigir algo de venganza por los Vigías de la Muralla. Con Tenwu del Humo Rojo a mi lado y la ventaja que nos da nuestra habilidad de acechar, nos encargamos de los Sra'thik rápidamente y dejamos un reguero de cadáveres a nuestro paso.

Mientras me dirijo hacia el portal, los miembros de mi hermandad comienzan a hablar sobre nuestra raid programada para mañana en el Corazón del Miedo. Si bien ya hemos investigado el Solio del Trueno en dificultad Normal, todos estamos muy relajados porque todavía necesitamos ir en busca de mejor armamento antes de intentar probar suerte con los jefes nuevos. Algunos están compartiendo algunas ideas tácticas con uno de los líderes de nuestra raid. Mi estrategia es golpear fuerte, evitar quedarme de brazos cruzados en medio de situaciones peligrosas y hacer uso de mi habilidad Renacer en caso de que pase algo malo. Pero los planes apasionados de mis compañeros me hacen pensar: "Mañana, Un'sok… mañana vas a encontrarte con tu fin". (Tienen que imaginarme con cara de furia y el puño cerrado en el aire para que esta escena se vea realmente dramática).

Acto III: El clásico sermón sobre estar preparados

Luego de unos momentos de silencio, mientras termino mis tareas diarias del Shadopan, comienza a formarse un grupo para ir a asaltar con fuerza la Isla del Trueno. Es imposible no escuchar los gritos agobiantes de los Mogu, los Zandalari y el aterrador Rey del Trueno. Más importante aún es el hecho de que la progresión de esta misión requiere de nuestra ayuda mientras nuestro reino trabaja en conjunto para conquistar la fortaleza de Lei Shen. Forzados por nuestro patriotismo, nos embarcamos en esta aventura. Al llegar a la armada costera, nos encontramos con un grupo de líderes de Kirin Tor y del Embate de los Atracasol. Todos están hablando sobre los materiales que necesitan y las criaturas que tendrán que eliminar. Si nuestro objetivo es batallar y llegar hasta el Solio del Trueno, ¡ahora es el momento de prepararse! Nos reportamos con Lor'themar y él nos da la opción de ayudar en las misiones JcJ o en las JcE de ese día. Al terminarlas, recibiremos un cofre lleno de objetos valiosos. Hoy elegimos JcE, aunque muchos de los que estaban con nosotros han elegido misiones JcJ: nos damos cuenta al ver sus nombres en amarillo.

ADayInPandaria_WoW_Blog_Thumb1_GL_550x200.jpg

Nos conocemos todos muy bien, así que esto tendría que resultar bastante fácil. Moviéndonos como una manada de leones, avanzamos a través de todos los obstáculos y dejamos una senda de destrucción a nuestro paso. Algunos de los miembros del grupo recibimos botines de color verde de los monstruos. Cualquier otro objeto se compartiría o se subastaría, pero estos tienen un significado especial. Algunos de los objetos verdes que se pueden conseguir en esta isla tienen la apariencia de los objetos Zul'Aman, lo que los hace perfectos para la transfiguración. Terminamos nuestras misiones una a una y, finalmente, es momento de una pausa. Justo delante de nosotros se encuentra la cueva saurok, pero nos invade una sensación de incomodidad. En el pasado peleamos juntos contra enemigos muy poderosos pero, por alguna razón, esta isla nos hace sentir una especie de miedo al que no estamos acostumbrados. Con determinación y firmeza, seguimos avanzando y continuamos con nuestros ataques.

¡Peligro! Mientras estamos luchando contra un grupo de criaturas, llega un engendro raro que sorprende a nuestro grupo. Afortunadamente, no muy lejos de nosotros hay otro grupo de aventureros que se nos une y nos ayuda a matar a la bestia. ¡Qué alivio! Nos limpiamos el sudor de la frente, con la alegría de saber que finalmente completamos todas las misiones. Es un momento para disfrutar y recuperar las energías. Nuestro druida tanque rompe el silencio apacible cuando se da cuenta de que tiene unos objetos misteriosos en su inventario. Se llaman piedras rituales Shan'ze y, aparentemente, pueden usarse para invocar a una criatura rara y poderosa. En ese momento imagino que todos tenemos la misma cara. Nuestros ojos se entornan con determinación. Nos miramos todos y asentimos al unísono. ¡Hagámoslo!

Apartado, en uno de los costados de la isla, hay un claro. Es aquí donde nos damos cuenta de que podemos comenzar con el ritual de invocación. El momento que está por venir, junto a la posibilidad de conseguir monturas, objetos e insignias de reputación, hace que la conversación de nuestro grupo se llene de esperanzas. De repente, de lo que únicamente podría describirse como energía del abismo, aparece frente a nosotros un bruto despiadado llamado Kor'dok. Antes de poder analizar a nuestro adversario, la pelea ya ha comenzado y, luego de una batalla épica, llega a su fin. Algunos de nosotros recibimos bolsas llenas de gemas y materiales de encantamiento, mientras que el tanque logra lo impensado y consigue una montura: un dinosaurio tricorne hecho del cristal más oscuro que pueda imaginarse. Cuando nos enteramos de la noticia, todos en la hermandad empezamos a hablar sin parar.

ADayInPandaria_WoW_Blog_Thumb2_GL_550x200.jpg

Mientras nos dirigimos nuevamente a la armada, veo que en mi inventario tengo una llave extraña. Al examinarla con más detenimiento, me doy cuenta de que pertenece al Shadopan. El resto de mi grupo continúa sin mí y se embarca en las aventuras del resto del día, mientras que yo, tras un pequeño debate con uno de los líderes del Shadopan, termino ingresando a una ubicación secreta. Es un escenario para un solo jugador ¡y está repleto de tesoros! El cuarto, glorioso y ornamentado, es un espectáculo digno de ver. Delante de mí hay cofres repletos de oro y antigüedades únicas y poderosas, pero tengo una cantidad de tiempo limitada para poder tomar todo lo que entre en mis manos y las trampas que protegen los cofres están diseñadas para ralentizarme. Logro salir del lugar con vida y con los brazos llenos de tesoros y objetos.

Deseoso de continuar con mi noche, me pongo a hacer cola en la primera ala del buscador de bandas del Solio del Trueno: Última carga de los Zandalari. Estos nuevos encuentros ponen a prueba a nuestro grupo como nunca antes y, para algunos, la experiencia es demasiado dura y no pueden soportarla. A medida que peleamos, vamos reclutando aventureros nuevos y valientes, y seguimos avanzando hasta que no queda nada más contra lo que pelear. Al final, consigo un abalorio de nivel de objeto 502 y me doy cuenta de que estoy haciendo el mismo bailecito tonto que había hecho antes.

Honestamente no podría hacer justicia a todo esto, así que los dejaré con estas palabras de despedida:

Los vientos de esta isla traen susurros de un reptil aterrador, de un espíritu celestial que protege un portal y de una leyenda que pesará en la consciencia de los héroes triunfantes. Y si bien cada uno de estos rumores es intrigante, lo que he compartido con ustedes es nada más que un día en Pandaria, un día que apenas es un pequeño indicio de lo que está por venir. Puedo sentir cómo comienza a palpitar mi corazón de solo pensar en las aventuras en las que me embarcaré y en los lugares que exploraré una vez que haya llegado el parche 5.2. Y si bien, por ahora, esta historia es ficticia, muy pronto se convertirá en realidad, ¡y los misterios de la Isla del Trueno serán revelados!

 

Chad "Crithto" Wingerd es un Community Manager de World of Warcraft y no es un pug en la vida real.

Etiquetas: 5.2 Under Dev

Cargando comentarios…

Ocurrió un error al cargar los comentarios.