Los druidas aprovechan los vastos poderes de la naturaleza para preservar el equilibrio y proteger la vida. Conforme se vuelven más diestros, los druidas pueden canalizar la energía pura de la naturaleza contra sus enemigos, descargando furia celestial desde grandes distancias, inmovilizándoles con enredaderas encantadas o atrapándoles en implacables ciclones.

También pueden utilizar este poder para sanar heridas y devolver la vida a aliados caídos. Los druidas se encuentran en profunda armonía con los espíritus animales de Azeroth.

Ya que son maestros cambiaformas, pueden transformarse fácilmente en diversas bestias; como oso, felino, cuervo de tormenta o león marino. Su gran flexibilidad les permite cubrir distintos roles durante sus aventuras, despedazar a sus enemigos y, en un parpadeo, explorar el campo de batalla desde el aire. Estos guardianes del orden natural se encuentran entre los héroes más versátiles de Azeroth y deben estar preparados para adaptarse a nuevos desafíos en un instante.

Información

Los druidas son combatientes versátiles capaces de desempeñar cualquier rol: sanación, tanqueo o daño. Es de vital importancia que los druidas adapten la forma de su elección a la situación actual, ya que cada una tiene un propósito específico.

  • Tipo: Tanque, Sanador, Daño mágico a distancia , Daño cuerpo a cuerpo
  • Barras estándar: Salud, Maná, Ira, Energía
  • Armadura: Tela, Cuero
  • Armas: Dagas, Armas de puño, Mazas a una mano, Armas de asta, Bastones, Mazas a dos manos
Talentos

Los talentos del druida están enfocados al aumento del poder de sus formas naturales y animales, mejorando su capacidad de invocar fenómenos naturales o incrementar la potencia de su magia de sanación.

Características
Versatilidad

Las diversas formas del druida le permiten asumir diferentes roles y tanquear, sanar o causar daño. También pueden cambiar de forma para desplazarse más rápido en aire, mar y tierra.

Sanación

Empleando los poderes de la naturaleza, los druidas son capaces de restaurar la salud de sus aliados heridos.

Defensa

Al estar en forma de oso, los druidas poseen un pellejo grueso y una imponente presencia que los convierte en protectores ideales de los miembros del grupo más vulnerables.

Daño cuerpo a cuerpo y a distancia

Los druidas pueden tomar la forma de un gato salvaje para desgarrar y morder al objetivo, o la de un lechúcico salvaje para atacar a distancia.

Arte
Ver todo Arte
Capturas
Ver todo Capturas

Cargando comentarios…

Ocurrió un error al cargar los comentarios.