World of WarcraftPrincipiantes

Capítulo II
Cómo jugar

World of Warcraft sigue uno de los mantras principales de diseño de Blizzard Entertainment: fácil de aprender, difícil de dominar. Los conceptos básicos del juego fueron diseñados para ser intuitivos y simples. De este modo, una vez que aprendas las bases estarás eliminando monstruos y salvando princesas en un parpadeo. Para ayudarte a empezar, te presentamos algunos elementos que constituyen los aspectos del juego de World of Warcraft.

Generalidades de la IU

Ésta es la interfaz de usuario primaria que verás mientras juegas World of Warcraft.

Interfaz de usuario primaria
Facultades de tu personaje

En World of Warcraft puedes convertirte en un poderoso paladín que destruye a la maldad con furia recta, un astuto pícaro que se aproxima a hurtadillas a sus oponentes —daga en mano y listo para atacar desde las sombras— un brillante mago que descarga torrentes de destructiva energía arcana para acabar con grupos de monstruos, o incluso un malévolo caballero de la muerte, bien entrenado en las artes del manejo de la espada y la nigromancia. Cualquiera de las clases que elijas para jugar estará definida por sus facultades.

Tu nuevo personaje empieza con un puñado de facultades específicas de clase, sin embargo, aprenderás muchas más a lo largo de tu carrera. Cada clase tiene acceso a facultades únicas que sirven para definir su rol en el juego y dar forma a tu experiencia.

Uso de facultades

Para jugar correctamente a tu personaje, será necesario que sepas cuando utilizar tus facultades de clase. Hay dos factores que determinan el momento en que podrás hacer uso de una facultad: costo y periodo de reutilización.

Cada clase cuenta con recursos distintos para cubrir el costo de sus facultades. Por ejemplo, los guerreros activan sus facultades con ira, la cual aumenta cuando causan y reciben daño. Los pícaros, por otra parte, son combatientes acrobáticos y no utilizan ira sino energía. Ésta se regenera constantemente pero limita qué tan rápido pueden realizar sus movimientos de combate. Los sacerdotes usan maná para lanzar sus hechizos. El maná se regenera lentamente durante el combate, así que los sacerdotes deben prestar atención al ritmo con el que gastan sus reservas.

Si una facultad cuenta con un periodo de reutilización, significa que debe pasar cierto tiempo antes de que el personaje tenga la posibilidad de utilizarla de nuevo. Los periodos de reutilización pueden variar entre unos cuantos segundos hasta media hora. Aquellas facultades con periodos de reutilización largos son, por lo general, muy poderosas y si las utilizas en el momento indicado pueden ser increíblemente efectivas.

Personalización de facultades

Tu clase determina las facultades de las que dispondrá tu personaje, sin embargo, World of Warcraft ofrece dos maneras para ajustarlas a tu gusto y crear un personaje con ventajas únicas.

Los personajes obtendrán puntos de talentos conforme se vuelven más fuertes y podrás utilizarlos para especializar a tu personaje en una subrama específica de sus facultades; por ejemplo, los magos tienen accesso a árboles de talentos que mejoran sus hechizos de fuego, de hielo o arcanos.

Los glifos proporcionan otra vía para incrementar la potencia de tus facultades. Los personajes aprenden y utilizan glifos (creados por jugadores que tengan la profesión de Inscripción) que proporcionan nuevos efectos a sus facultades, o aumentan su potencia. Un personaje podrá tener una cantidad limitada de glifos activos al mismo tiempo; escoge con cuidado.

Misiones

Ser un héroe significa llevar a cabo actos heroicos y Azeroth ofrece muchas oportunidades al respecto. Deidades enloquecidas, dragones beligerantes, males demoníacos que provienen de más allá de las estrellas… el mundo se encuentra bajo amenaza constante; queda en ti y tus amigos defender a tu gente de estas oscuras fuerzas de destrucción. Durante tu vida como héroe te embarcarás en misiones para corregir lo que está mal, defender al débil, castigar al maligno y hacer del mundo un lugar mejor y más seguro.

Hay varias formas de descubrir misiones en World of Warcraft:

Personajes con misión
Ciertos personajes no jugador (PNJs) tienen misiones para ti. Éstos siempre ostentan un gran “!” sobre sus cabezas, así que es fácil identificarlos.
Objetos con misión
En ocasiones hallarás objetos que sirven para iniciar misiones, como una nota entre las pertenencias de un salteador de caminos —la cual fue escrita a toda prisa— o un viejo amuleto extraído de los restos de una masa tóxica. Estos objetos tienen, por lo general, una historia que constituye el inicio de una misión interesante.
Cosas con misión
También hallarás ciertas cosas en el mundo que inician misiones. Mantente al pendiente de terreno poco común, pósters de “se busca”, u otros puntos de interés destacados; es posible que la aventura se encuentre a la vuelta de la esquina.
Completar misiones
Necesitarás cumplir ciertos objetivos para completar misiones. Éstos pueden ser tan sencillos como hablar con un personaje específico, o tan complejos como abrir un boquete en la muralla de una fortaleza, tomar el atrio central, abrir la puerta principal, encender una señal y, por último, acorralar al señor de dicha edificación.
Tipos de misiones

En World of Warcraft hay un vasto potencial para correr aventuras, lo que incluye acceso a miles de misiones distintas. Cada una de éstas es única, pero puedes dividirlas en ciertas categorías…

Misiones normales
Son las más comunes. Si tu personaje tiene experiencia suficiente, podrás completarlas sin ayuda de otros jugadores.
Misiones para grupos
Son más desafiantes que las normales y, por lo general, requieren el trabajo en equipo de un grupo de héroes. Asimismo, ofrecen mejores recompensas; junta a tus amigos y prepárate antes de embarcarte en alguna misión de este tipo.
Misiones en calabozos
Éstas requieren que investigues las profundidades de los calabozos de World of Warcraft, donde habitan monstruos peligrosos y terribles. Necesitarás un grupo para completarlas.
Misiones heroicas
Son similares a las misiones en calabozos, pero será necesario que derrotes monstruos mucho más poderosos y mortíferos. ¡Prepárate para una lucha difícil!
Misiones de raid
Son similares a las misiones en calabozos, pero deberás enfrentar los desafíos que aguardan en los rincones más peligrosos del mundo. Para completarlas necesitarás un grupo grande de jugadores (10 o 25).
Misiones de Jugador contra Jugador
Te enfrentarán contra otros jugadores en el campo de batalla. ¿Obtendrás gloria, honor y fama, o sucumbirás ante los implacables ataques del enemigo? Sólo hay un modo de descubrirlo…
Misiones diarias
Son misiones recurrentes que puedes completar una vez al día y sirven para llenar tus bolsillos de oro y otros recursos.
Inventario

Tal como el Rey Arturo blandió a Excalibur, Rolando a Durandal y Aquiles se puso su armadura forjada por los dioses, tú hallarás armas y armaduras mágicas, así como otros artefactos de gran poder. De hecho, encontrarás miles de ellos, ya que los monstruos de Azeroth tienen la increíble tendencia de cargar potentes objetos mágicos; listos para ser despojados de sus cadáveres por aquellos con aspiraciones de aventurero. Sin embargo, aunque el kóbold que enviaste al más allá no tenga armas o armaduras, es casi seguro que posee otros objetos que podrás vender por algo de oro. Esta colección de objetos que llevarás contigo en todo momento constituye tu inventario.

Tu mochila y bolsas
Tu personaje empieza el juego con una simple mochila que puede almacenar una cantidad limitada de objetos. No obstante, tendrás la posibilidad de cargar más cosas si obtienes bolsas adicionales.
El banco
Todas las ciudades capitales en World of Warcraft tienen un banco donde puedes guardar tus objetos. Si se te acaba el espacio en tu mochila y bolsas, visita el banco y deposita los objetos que no necesites en ese momento. ¡Además, todos los bancos se encuentran conectados mágicamente, así que puedes guardar cosas en un banco y retirarlas desde otro!
La casa de subastas
Es muy posible que encuentres una casa de subastas enfrente de la mayoría de los bancos. Los jugadores pueden comprar y vender objetos a través de dichas casas de subastas; algunos jugadores las usan como fuentes fiables de ingresos. ¿Quién dice que ser héroe no paga? Puedes subastar tus propios objetos o ver qué otras subastas se encuentran en curso. Si buscas un objeto específico, o tienes algo valioso que no necesites, la casa de subastas es un buen punto de partida.
Cómo hacer amigos e influir en la gente con las más sinceras disculpas para Dale Carnegie

En esencia, lo que hace de World of Warcraft un juego tan divertido es el hecho de que lo compartes con miles de jugadores al mismo tiempo. Puedes ver la mayor parte del contenido por ti mismo si así lo deseas, pero platicar con otros jugadores, formar grupos, unirte a hermandades y —más importante aún— hacer amigos, es fundamental si deseas sacarle el máximo provecho al juego.

Lo anterior apenas toca la superficie de la abundante interacción social que ofrece World of Warcraft. Procede al siguiente capítulo si deseas más información acerca de las complejidades del chat, Amigos de ID Real, grupos, hermandades y más.

Chat
World of Warcraft incluye un sofisticado sistema de chat que te permite comunicarte con otros jugadores por escrito o, si te encuentras en un grupo, a través del chat por voz. Puedes gestionar todos tus canales de chat por medio de la interfaz homónima. Asimismo, tendrás la capacidad de crear canales privados si sólo deseas hablar con tus amigos, o puedes platicar en los canales de chat locales o globales si deseas que el mensaje llegue a una audiencia más amplia. En caso de que seas miembro de una hermandad, tendrás acceso al canal de chat de la misma. La única limitación del chat de World of Warcraft es la comunicación entre facciones; no te será posible hablar con jugadores de la facción contraria.
Grupos
En algún momento querrás juntarte con otros jugadores para llevar a cabo una misión difícil o aventurarte en uno de los diversos calabozos del mundo. Puedes invitar a otros jugadores para formar tu propio grupo, unirte al grupo de alguien más si recibes una invitación, o hacer uso del buscador de calabozos para entrar a un grupo de manera automática a través del sistema de búsqueda del juego. Los grupos tienen un límite de cinco jugadores, pero también puedes formar raids, las cuales tienen capacidad hasta para 40 jugadores.
Hermandades
Los grupos y raids son siempre temporales y dejan de existir una vez que todos los participantes los dejan o se desconectan del juego. Las hermandades, por otra parte, son grupos —permanentes y de mayor tamaño— de jugadores unidos bajo una misma bandera, que se ayudan mutuamente y se aventuran juntos. Ser miembro de una hermandad tiene sus ventajas, ya que te otorga acceso al canal de chat de la hermandad, un banco compartido; además de logros y bonificaciones al completar ciertos desafíos. Puedes solicitar que te inviten a una hermandad o crear una con tus amigos.
Amigos
Conforme platiques, formes grupos o raids, te unas a hermandades y juegues con otros, conocerás jugadores que son buena compañía, o con quienes te agradaría jugar más a menudo. Te recomendamos que los agregues a tu lista de amigos. Esta herramienta te permitirá seguir la pista de tus jugadores favoritos, ver cuando se encuentren en línea y su ubicación en World of Warcraft mientras estén conectados.

Cargando comentarios…

Ocurrió un error al cargar los comentarios.