Al no poder contener al gigantesco señor del foso Argaloth en las celdas del imponente Bastión Violeta de Dalaran, los magos del Kirin Tor no tuvieron más remedio que confinar al poderoso demonio bajo Tol Barad.