Este gigantesco mántide encabeza el asalto de las puertas. Raigonn, quien se comporta como un ariete viviente, ataca sin piedad las defensas pandaren con la intención de eliminar todos los obstáculos que se interpongan en la cruel invasión de Pandaria de los mántides.