Cuando Alamuerte, el infame Aspecto Dragón, descubrió el Portal Oscuro y Draenor, estaba seguro de que pocos de sus habitantes se atreverían a desafiar al vuelo de dragones negro; así que esparció nidadas de sus huevos por todo el mundo.

Alamuerte calculó muy mal cuando decidió dejar sus huevos con poca protección en las Montañas Filospada. Los dragones guardianes fueron arrancados del cielo por los gronn que vivían ahí y su líder, Gruul, empaló a los dragones contra los cuales luchó, en las espiras de roca de las montañas.

En la actualidad, Gruul el Matadragones es adorado como deidad por los ogros de las Montañas Filospada. Sus poderosos hijos arrasan tanto en las espiras de su hogar como en las planicies de Nagrand. La incomparable fuerza y experiencia en batalla de Gruul pueden ser una amenaza seria si éste decide atacar a las fuerzas de la Horda o de la Alianza que se encuentran en Terrallende.