El mayor dechado de Azeroth era el encargado de mantener a Yogg-Saron encerrado en su prisión. Nadie se imaginó que el guardián responsable de proteger al mundo de la maldad del dios antiguo sería el que acabaría condenándolo.