Es posible que haya llegado el momento de replantearse lo de pisar insectos. No te rías de las alas diminutas de este mastodonte: solo servirá para hacerlo enfadar.