Después de su derrota en el Castillo de la Tempestad, Kael'thas Caminante del Sol declaró su lealtad hacia la implacable Legión Ardiente. El príncipe, empeñado en invocar a Kil'jaeden, el señor demoníaco, regresó a la Isla de Quel'Danas con el propósito de finalizar los preparativos para la llegada de su amo.

Ubicado en un risco en la parte noroeste de la isla, el Bancal del Magistrado es una conveniente base para Kael’thas y sus esbirros mientras apoyan las operaciones en el Pozo del Sol. Kael’thas está listo para profanar las ancestrales tierras de su gente a través de una maldad que no tiene comparación. Si tiene éxito, la sombra de la Legión se extenderá rápidamente por todos los confines de Azeroth, extinguiéndolo todo a su paso.