Guarida de Magtheridon

Agregada en The Burning Crusade

Después de que la Legión llegase a Terrallende, Magtheridon tenía el control de casi todo. Aún así, fue tomado por sorpresa cuando Illidan y sus aliados conquistaron el Templo Oscuro. Muchos creyeron que Magtheridon había muerto durante el ataque, sin embargo, cuando Illidan descubrió que la sangre del demonio poseía un efecto corruptor en los orcos, el Señor del Foso vencido fue arrastrado a la Ciudadela del Fuego Infernal.

Sujeto por cadenas físicas y mágicas, Magtheridon sobrevive; al borde de la muerte. Cada día, los esbirros de Illidan drenan su sangre corrupta, almacenándola con un propósito tan malévolo como el mismo Magtheridon: la creación de un nuevo ejército de salvajes orcos viles.