Maraudon

Protegido por los feroces centauros maraudinos, Maraudon es uno de los sitios más sagrados de Desolace. El gran templo/caverna es la tumba de Zaetar, uno de los dos hijos inmortales del semidiós Cenarius. La leyenda cuenta que Zaetar y Theradras, la princesa elemental de la tierra, engendraron a los centauros. Se rumora que, al aparecer, los salvajes centauros se volvieron contra su padre y lo mataron.

Algunos creen que Theradras, por el dolor, encerró el espíritu de Zaetar en la sinuosa caverna y usó sus energías para algún propósito maligno. Los túneles subterráneos albergan los despiadados fantasmas de los khans de los centauros que murieron hace ya mucho tiempo; así como los feroces esbirros elementales de Theradras.