Los mogu, dedicados al progreso de su imperio, recuperaron y reciclaron la tecnología de los titanes para generar una energía indecible en las profundidades de este antiguo complejo. El porqué de que esta energía se haya concentrado en la fría voluntad de un dragón celestial es un misterio que se oculta en el corazón mismo de estas cámaras.