Los guerreros más feroces de la Cruzada, aquellos que se han quedado para luchar y defender su monasterio en esta época oscura, están preparando un ejército dentro de estas Cámaras Escarlata. A los soldados los une el odio por los no-muertos, y están dispuestos a sacrificarlo todo por la causa de su orden.