El Castillo de Colmillo Oscuro domina la Aldea Piroleña desde los acantilados del sur del Bosque de Argénteos y arroja una sombra tan oscura como su legado. Fuerzas siniestras ocupan estas ruinas, antigua morada de los huargen del archimago loco Arugal. La inquietante sombra del barón Filargenta prevalece mientras Lord Godfrey y su conciliábulo de antiguos nobles gilneanos conspiran contra sus enemigos, tanto vivos como no-muertos.

La locura del Archimago ha terminado, pero el Castillo Colmillo Oscuro dista mucho de ser un lugar sagrado. Vincent Godfrey, un traicionero noble gilneo, ha asumido el control del castillo en su huída de sus múltiples enemigos. Rodeado por los remanentes de la Plaga, así como los fantasmas de aquellos que han muerto en la finca, Godfrey ahora planea la caída de la Alianza y la Horda.