Hay quien dice que la raza mogu fue creada a imagen de esta construcción titánica, abandonada en las profundidades de Pandaria para vigilar y proteger el secreto más oscuro y peligroso del continente.