Durante muchísimos años, este amistoso espíritu del agua jugaba en las Fuentes de la Primavera Eterna con la alegría y la admiración propias de un niño. Cuando la violencia irrumpió en este remanso de paz, Lei Shi vio cómo las aguas prístinas se volvían turbias y oscuras, y el terror invadió su mente.