Las leyendas hablan de un dragón largo y dorado que a veces se deja ver en el cielo, disfrutando de la luz del sol por encima de las nubes. Las pocas personas que lo han visto afirman que es muy protector con la veranda.