Desde la seguridad del Ojo de la Eternidad, Malygos se encuentra coordinando una cruzada para restablecer su dominio sobre las energías arcanas que fluyen por Azeroth. Ante sus ojos, la imprudencia del Kirin Tor y de los demás magos mortales han sumido al mundo en el caos; abuso de poder que ya no será tolerado. El Kirin Tor, en peligro por causa de las brutales tácticas del Tejedor de Hechizos, se ha aliado con el vuelo de dragones rojo. Ahora, ambos grupos vigilan a Malygos de cerca, buscando el modo de minar su campaña y atacarle. Sin embargo, el elusivo Tejedor de Hechizos ha demostrado ser un adversario difícil.

En el Templo Reposo del Dragón, el ancestral punto de reunión de los vuelos de los dragones, Alexstrasza y los embajadores de otros vuelos han discutido acerca de la temeridad de Malygos y concluyeron con reticencia que se encuentra más allá de cualquier intento de salvación. Con la ayuda de los dragones rojos, es posible que los héroes de Azeroth logren lo que se creía imposible: desafiar al Tejedor de Hechizos en el interior del Ojo de la Eternidad. La derrota de Malygos preservará la seguridad de Azeroth, pero también traerá consigo una nueva era: un mundo sin un Aspecto Dragón lo suficientemente poderoso como para vigilar la magia.

Jefes