El imponente Castillo de la Tempestad fue creado por los enigmáticos naaru: seres de energía pura que son los enemigos jurados de la Legión Ardiente. Además de servir como base de operaciones, la estructura posee la tecnología para teletransportarse a través de dimensiones alternas, lo que le permite viajar de una ubicación a otra a la velocidad de un parpadeo.

Como Terrallende es el frente de batalla estratégico en la cruzada ardiente, los naaru utilizaron el Castillo de la Tempestad para llegar al devastado mundo. Sin embargo, cuando salieron de su fortaleza, el príncipe Kael'thas y sus elfos de sangre la asaltaron y tomaron el control de sus estructuras satélite. Ahora, guiado por un propósito desconocido, Kael'thas manipula la tecnología de otro mundo que hay en el castillo para adueñarse de la caótica energía de la Tormenta Abisal.