Quagmirran lideró una vez a los inmensos gigantes fúngicos de la Marisma de Zangar. Los naga lo capturaron mientras vagaba por las cavernas de la zona y lo sometieron a una tortura insoportable. Ahora este ser desolado sirve a sus amos sin dudarlo y silencia a todo aquel que se opone a la voluntad de Lady Vashj.