Durante milenios, la mística fuente de energía conocida como el Pozo del Sol alimentó la potente magia de los exiliados altos elfos. Ahora, los restos de esta ancestral fuente se han convertido en el blanco más reciente de la Legión Ardiente, mientras los demonios se preparan a invocar a Kil’jaeden —su comandante— con la energía del Pozo del Sol.

Los héroes de la ciudad de Shattrath se unieron bajo la bandera de la Ofensiva del Sol Devastado con el propósito de aplastar la invasión de la Legión antes de que se vuelva algo insalvable. Más combatientes se unen a la Ofensiva diariamente, pero no es sencillo suprimir el poderío de la Legión. Feroces sirvientes demoníacos protegen la Meseta del Pozo del Sol y atacan a cualquiera que interfiera con sus planes. Conforme el momento de llegada de Kil’jaeden se aproxima, los héroes de Azeroth tienen una última oportunidad de salvar su mundo de la ardiente devastación.