A través de los milenios, pequeñas cantidades de magia modeladora de carne mogu se fueron filtrando en las cuevas situadas bajo la ciudadela del Rey del Trueno. Las energías oscuras deformaron a una de las tortugas dragón nativas de la cámara y la unieron a los muros cristalinos de alrededor. Conocida como Tortos, esta amalgama de carne y piedra se ha alimentado desde entonces de los ricos depósitos de mineral de la cueva y ha adquirido un tamaño colosal.