Se creía que la Fortaleza de Utgarde se encontraba abandonada, una reliquia de una civilización perdida entre los acantilados centrales del Fiordo Aquilonal. Sin embargo, en fechas recientes, algo ha agitado a sus residentes, los vrykul.

Esta raza de salvajes ahora aterroriza los asentamientos cercanos y se teme que hayan entablado una alianza con la Plaga. Con feroces proto-dragones a su disposición y una inigualable habilidad en batalla, los vrykul constituyen una amenaza palpable para las campañas de la Horda y la Alianza en Rasganorte. Quizá el único modo de quebrar la voluntad de los habitantes de Utgarde sea derrotando a sus reverenciados líderes, sin embargo, los héroes que caigan en esta empresa seguro se convertirán en trofeos que adornen los pasillos ancestrales de la fortaleza vrykul.