El orgulloso Ymiron gobernó los páramos del norte hasta que el largo sueño de los vrykuls lo sumió en el olvido. Cuando recuperó la conciencia, descubrió que habían asesinado a su mujer y que sus enemigos estaban asediando sus tierras. Ha renunciado a su mortalidad y ahora exige venganza, listo para mostrar la determinación férrea de un gigante despertado.