Skum se adentró en las Cuevas de los Lamentos por primera vez para refugiarse del entorno hostil de Los Baldíos. Al igual que muchos otros habitantes de las cavernas, no tardó en sucumbir a la corrupción. Ahora sus venas rebosan de energía oscura que lo convierte en una bestia poderosa y despiadada más allá de toda redención.