Campamento y Traslocadores

Tus aliados se reunirán en tu campamento.

No todas las partes del mundo cambiarán bajo tus pies. Las zonas seguras, como campamentos y pueblos, siempre permanecerán iguales. En tales lugares hallarás mercaderes con quienes podrás comerciar y que además repararán tu armamento. Asimismo, aquí encontrarás a tus seguidores y a otros PNJs (personajes no jugador) importantes. Haz clic sobre cualquiera de ellos para iniciar una conversación, pedirles consejo o escuchar sus historias.

Usa los Traslocadores para viajar con rapidez.

En los poblados verás también un emblema mágico en el suelo y hallarás emblemas idénticos en otras partes del mundo. Estos son traslocadores, círculos arcanos de teletransportación que se encuentran dispersos por todo Santuario y que te permitirán desplazarte entre áreas. Cuando descubras un nuevo traslocador, podrás regresar ahí desde cualquier traslocador que hayas desbloqueado previamente.

Hacer clic en un traslocador abrirá el menú homónimo, que muestra todos los que has descubierto hasta el momento. El traslocador más cercano a tu objetivo de gesta actual estará marcado con un cáliz. Cuando estés listo para continuar la historia, viaja ahí.

Gestas

Tu diario da seguimiento a tu progreso en las gestas.

Las gestas constituyen la historia de Diablo III y de tu lucha contra los Infiernos Ardientes.

Para ver una descripción de tu gesta en curso, incluyendo objetivos y el lugar al que deberás dirigirte, abre tu diario de gestas (presiona la tecla “Q” en PC, o los botones BACK o SELECT en Consolas y luego selecciona la sección “Gestas”). Tu diario también llevará un registro de tus viajes, un bestiario de los enemigos que has encontrado y los libros de historia que has recolectado.

Completa tus gestas y prospera.

Las gestas proporcionan recompensas en oro, experiencia y objetos. Algunas de ellas tienen objetivos adicionales: tareas que no necesitas completar para concluir la gesta pero que te otorgarán experiencia y oro extra.

Usualmente recibirás gestas de tus aliados más próximos pero, en ocasiones descubrirás que el mundo mismo te presenta un camino que seguir, un enemigo que matar u otras… oportunidades.

If you want to replay the game’s story mode, you can access the Reset Quests feature from the Game Settings Menu (PC). You will begin the campaign in Act I, and all of your quest progress (and waypoints) will be reset – quests must be completed and waypoints unlocked again as if you’re playing through the game for the first time. Quests you complete after this reset will grant extra rewards.

Though all act bosses drop guaranteed legendary items for characters of levels 1-59, when using the Reset Quests feature, the boss of act IV will drop a guaranteed legendary item for level 60 characters, and the boss of act V will drop a guaranteed legendary item for characters of levels 61-70.

Eventos

Espera ser sorprendido.

Conforme viajes por el mundo de Santuario también encontrarás eventos; esencialmente gestas en miniatura. Cuando te topes con un evento, el nombre del mismo aparecerá en tu pantalla junto con sus objetivos.

Los eventos constituyen los rituales demoníacos, las emboscadas, las cuevas repletas de prisioneros que mueren de hambre y otras situaciones aleatorias que se te presentarán como desafíos mientras recorres la historia principal de Diablo III. Pueden ofrecerte distintas recompensas, diversos enemigos, e incluso tener condiciones distintas de partida a partida.

La Máquina Infernal

Se han avistado Celadores de llaves por todo el mundo de Santuario. Derrota a estas criaturas y quizás obtengas artefactos infernales que desbloquean un pasaje hacia un recoveco oculto de los Infiernos Ardientes. Según los rumores, los campeadores más diabólicos del Infierno trabajan juntos en estos reinos diminutos. Luego de invadir su refugio y alzarte con la victoria sobre estas monstruosidades, podrás cosechar los restos caídos de sus cadáveres, órganos necróticos que pueden utilizarse para forjar objetos legendarios con un poder sin igual.

El Ocaso de Tristram

Un antiguo mal deambula en las ruinas de Vieja Tristram y ha aparecido un misterioso portal que lleva a una catedral demasiado familiar. A gran profundidad en las catacumbas, el Señor Oscuro espera por un intrépido aventurero que ose desafiarlo.

Cada enero puedes experimentar un homenaje a los eventos originales de Diablo, pues lo hemos regresado todo a Diablo III, desde enemigos conocidos hasta objetos icónicos. Aquellos que elijan enfrentarse a la oscuridad de estos recuerdos pueden ganar recompensas de transfiguración, logros y un puñado de sorpresas más. Puede que no recuerdes todo lo que acecha en las profundidades de este arriesgado calabozo...

Para participar en este evento, comienza una partida en el modo Aventura y busca el Ocaso de Tristram localizado en el Acto I, cerca del traslocador de Las viejas ruinas. Mientras el evento esté activo, verás un pentagrama rojo cerca del traslocador en tu mapa. Visita Las viejas ruinas y encontrarás un portal que te transportará a otra era. Derrota al mal debajo de la catedral para reclamar una gema legendaria única. Pero cuidado, el destino no fue amable con el último aventurero que osó tratar de contener al Señor del terror.

Aleatorización

Los marcadores están vinculados con áreas nuevas u objetivos de gesta.

La aleatorización de Diablo III permite que tu experiencia sea distinta cada vez que juegues, pero también significa que la manera de guardar tu progreso es única.

No tendrás que salvar manualmente tu partida para continuar desde donde te quedaste. El estado de tu juego (incluyendo experiencia obtenida, botín adquirido y gestas completadas) se almacenarán de manera automática conforme avances y llegues a marcadores. Tu juego también será salvado cuando termines de jugar y selecciones la opción “Salir del Juego” o “Salir de Diablo III” desde el Menú de Juego. Es importante que salgas del juego de este modo (en lugar de apagar tu PC o Consola) para asegurar que tu progreso sea salvado correctamente.

Si terminaste tu juego a la mitad de un calabozo, o mientras explorabas el mundo, no aparecerás ahí cuando inicies una nueva partida. Entrarás al mundo en tu último marcador, o en la ubicación segura más cercana como un poblado o campamento. Para regresar al punto donde estabas, podrás caminar hasta allá o usar un traslocador. Una vez que actives un traslocador en algún Acto, podrás regresar a esa zona en cualquier momento; lo que convierte dichos puntos en anclas de gran importancia para tu progreso en el juego.

Tendrás la oportunidad de explorar tanto o tan poco como desees, pero te recomendamos que siempre busques a fondo y halles los marcadores para que puedas desplazarte de manera eficiente por el mundo de juego.

Mapa

Cuando entres a una zona nueva, verás un mapa incompleto —en gris— del área en cuestión. Conforme explores, el mapa comenzará a rellenarse.

Tu mapa muestra gestas, aliados, traslocadores, calabozos y otras áreas. ¡Explora para rellenarlo!

Si te pierdes podrás consultar tu mapa (presiona “M” o “TAB” en PC, o abajo en el pad direccional en Consolas) para hacerte una idea de tu área circundante. Las partes por las que no hayas pasado estarán oscurecidas hasta que las explores, punto en el cual se rellenarán y podrás ver los límites de la zona con mayor detalle. Si notas un círculo pulsante en tu mapa considera dirigirte hacia él, ya que indica la ubicación y dirección de tu objetivo de gesta actual.

En PC también podrás ver el minimapa en la parte superior derecha de tu pantalla. Esta versión pequeña, y con acercamiento, es útil para navegar cuando no desees abrir tu mapa.

Monstruos

Gran diversidad de monstruos merodean por el mundo de Santuario, e intentarán matarte de diversas maneras. Algunos escupen ácido o invocan huracanes desde una distancia segura; otros se abalanzarán contra ti con la esperanza de sacarte de balance y hacerte trizas antes de que puedas reaccionar.

No dejes que ningún demonio sobreviva.

Además de la enorme variedad de monstruos “normales” que deambulan por la tierra, enfrentarás monstruos especiales con regularidad.

  • Los nombres de los monstruos Campeones aparecen en azul. Viajan en grupos y son más fuertes que los monstruos regulares. Matarlos toma más golpes, causan más daño y tienen habilidades especiales llamadas afijos que les permiten teletransportarse lejos de ti o descargar electricidad cuando los golpeas; entre muchas otras cosas.

  • Los nombres de los monstruos Raros aparecen en amarillo. Éstos tienen más Vida de lo que es común para su tipo, poseen un afijo especial y, por lo general, van acompañados de un grupo de tres o cuatro esbirros que son más débiles pero cuentan con habilidades similares.

  • Los nombres de los monstruos Únicos aparecen en morado y son más poderosos que los campeones: tienen más salud, causan más daño y cuentan con múltiples habilidades.

Tanto monstruos raros como únicos tiran recompensas equivalentes a su dificultad, lo que incluye globos de salud de mayor tamaño y potencia, más oro y más (y mejores) objetos.

En ciertas partes del juego enfrentarás a temibles monstruos jefes, adversarios masivos o increíblemente peligrosos que eclipsan a todos los demás. Tendrás que hacer uso de toda tu habilidad y astucia para derrotar a estas monstruosidades. Si lo logras, obtendrás recompensas increíbles.

Afijos

A continuación presentamos una lista de los afijos de los monstruos que puedes encontrar en Diablo III. Toma notas:

  • Podrás identificar la mayoría de los poderes de los monstruos (mas no todos) si echas un vistazo al texto bajo sus nombres.
  • Muchos afijos están restringidos por el nivel del monstruo o el nivel de dificultad (algunos afijos no aparecerán antes de cierta dificultad ni en monstruos que estén debajo de un nivel determinado).
  • Los monstruos de alto nivel utilizarán más de un afijo a la misma vez, con un máximo de 4. ¡Ten cuidado!

Afijos

  • Agujero Temporal: Los monstruos con el poder de Agujero Temporal crean un par de rupturas mágicas en el campo de batalla. Al cabo de unos cuantos segundos, todos los héroes cercanos a uno de estos agujeros serán teletransportados al otro.
  • Apestado: Los monstruos con este afijo dejan charcos tóxicos a su paso. Si te quedas parado en alguno de dichos charcos recibirás daño por veneno que aumenta de modo exponencial.
  • Atemorizante: Los ataques exitosos de los monstruos atemorizantes pueden hacer que tu personaje huya, provocando la pérdida de control durante algunos segundos.
  • Cadenas Ígneas: Estos monstruos se encuentran vinculados por cadenas de fuego que queman todo lo que se cruza en su camino. Al matar a los monstruos individuales en el grupo limitarás la extensión y movilidad de la cadena.
  • Carcelero: Estos monstruos son capaces de inmovilizarte, lo que te dejará vulnerable. Sin embargo, podrás escapar utilizando ciertas habilidades defensivas.
  • Congelado: Los monstruos congelados llenan el área a su alrededor con volátiles cristales de hielo. Cuando éstos explotan causan daño de frío y congelan a los héroes a los que alcance la explosión.
  • Crea Muros: Estos monstruos crean muros que pueden atraparte o impedir que puedas avanzar hasta el monstruo que los creó. Los muros desaparecerán después de unos segundos, si tienes la posibilidad de esperar.
  • Desvíaproyectiles: Los monstruos desvíaproyectiles cuentan con un aura que reduce la velocidad de vuelo de los proyectiles que les dispares, reduciendo la efectividad de los ataques a distancia.
  • Devuelve Daño: Los monstruos que cuentan con este afijo regresan al atacante una porción del daño que reciben. La habilidad de devolver daño se activa y desactiva periódicamente, un cambio indicado por un efecto visual sobre el monstruo.
  • Electrificado: Los monstruos electrificados lanzan descargas de electricidad cuando los golpeas, dichas sean cuales causan daño de rayo al contacto.
  • Encantamiento Arcano: Los ataques de los monstruos que cuentan con este afijo causan daño arcano adicional e invocan mortíferos rayos giratorios de energía arcana.
  • Encantamiento de Veneno: Este tipo de monstruos invocan glóbulos tóxicos en un patrón cruzado que dejan un sendero envenenado a su paso.
  • Escudo: Estos monstruos tienen la capacidad de conjurar un escudo mágico temporal que los hace inmunes al daño.
  • Execrador: Este afijo permite a los monstruos crear charcos de fuego infernal bajo tus pies. Dichos charcos se manifiestan después de unos cuantos segundos y causan inmensas cantidades de daño si no te quitas rápido.
  • Horda: Las hordas de monstruos no poseen habilidades particulares, pero los grupos que cuentan con este afijo son más grandes de lo común.
  • Ilusionista: Este afijo permite a los monstruos crear duplicados de sí mismos. Dichos duplicados pueden causarte daño, además de camuflar tu objetivo real.
  • Mortero: Los monstruos con el afijo mortero lanzan volátiles globos de fuego que causan daño masivo. Quédate cerca de ellos para evadir este ataque.
  • Orbitador: Los monstruos con este poder pueden cubrir zonas enteras con una formación de esferas eléctricas. Dichas esferas electrocutan a cualquier víctima que se aproxime. Mientras más te acerques al centro de la formación, más daño recibirás.
  • Pulso Gélido: Los monstruos con este afijo invocan una esfera gélida que inflige grandes cantidades de daño mientras se desplaza por el campo de batalla.
  • Retroceso: Los golpes exitosos de los monstruos con retroceso te proyectarán lejos de ellos, interrumpiendo tu ataque y reduciendo tu velocidad de movimiento.
  • Teletransportador: Los monstruos con este afijo pueden desaparecer y reaparecer en distintos lugares de la pantalla a voluntad, tanto para llevar a cabo ataques sorpresa como para escapar.
  • Tempestad: Los monstruos con el poder de Tempestad lanzan poderosas descargas eléctricas para destruir a sus enemigos a distancia.
  • Vampírico: Los monstruos vampíricos se sustentan de tus heridas, pues recuperan como vida una parte del daño que causan.
  • Veloz: Los monstruos veloces se mueven y atacan mucho más rápido que sus contrapartes normales. Destacan al perseguirte cuando estás herido y ponen a buen uso su velocidad para desplazarse por el campo de batalla.
  • Vengador: El poder de los monstruos con este afijo aumenta conforme los demás miembros de su grupo son eliminados. Reciben aumentos al daño, velocidad de ataque, total de vida y otros atributos.
  • Vida Extra: Estos monstruos tienen mucha más vida (por ende supervivencia) que los monstruos normales de su tipo.
  • Volcánico: Estos monstruos dejan un camino de lava por donde caminan. Segundos después de morir, sus cuerpos estallan causando gran daño.
  • Vórtice: Los monstruos con el afijo vórtice utilizan un hechizo dañino para interrumpir tus ataques y jalarte hasta ellos.

Trasgos del tesoro

No todos los monstruos que deambulan por el mundo de Santuario piensan únicamente en la destrucción. Los codiciosos y socarrones Trasgos del tesoro no tienen tiempo para los grandes conflictos del mundo; solo se ocupan de las posesiones materiales. Se dice que viajan a Santuario a través de portales que guían a otro reino llamado la Bóveda, y que cuando un asesinan a un trasgo, es posible que estos pasajes permanezcan. Existen muchos tipos de trasgos, pero ninguno de ellos está interesado en las batallas. No hay trasgos en las Fisuras superiores y sus portales hacia la Bóveda solo aparecerán en el modo Aventura (en el mundo, no en las Fisuras). Te darás cuenta de que estás cerca de un trasgo gracias a su risa característica... y a un ícono en tu mapa que te indicará su ubicación.

Trasgo del tesoro

Estas irritantes criaturas nunca dejan pasar una oportunidad de robar y despojar nuevos tesoros, pero huirán ante la primera señal de problemas, dejando caer oro, gemas, objetos y otras mercancías de sus bolsas rebosantes. Si logras matar a uno antes de que escape, ¡su botín será tuyo!

Acaparador de gemas

Si de acaparar gemas se trata, nadie mejor que... ¡el Acaparador de gemas, claro! Cavernas infestadas de monstruos, reinos demoníacos, puestos nefalem fortificados... ningún lugar es demasiado peligroso para estos trasgos. Los Acaparadores de gemas asesinados dejan gemas de todos los tipos y calidades.

Barón de oropel

La avaricia, un defecto compartido por demonios y nefalem por igual, puede apreciarse en su expresión más pura en las bolsas de los Barones de oropel. Si logras cazar a un Barón de oropel, todas tus preocupaciones financieras serán cosa del pasado.

Ladrón sanguinario

Los Ladrones sanguinarios se manejan con un solo tipo de divisa: las esquirlas sangrientas, que, según dicen, son fragmentos de la Piedra Ecuménica o trozos de almas demoníacas atrapadas. Si libras Santuario de un Ladrón sanguinario, obtendrás suficientes esquirlas para realizar una compra más que oportuna con mercaderes menos tradicionales.

Coleccionista detestable

Los materiales de artesano utilizados por orfebres y herreros sirven para crear armamentos valiosos, y atraen la insaciable curiosidad de los Coleccionistas detestables. En sus bolsas encontrarás una gran cantidad de materiales de oficio, así como fórmulas desconocidas para tus artesanos.

Torturador maléfico

Los Torturadores maléficos están obsesionados con las reliquias legendarias tan características del Conflicto Eterno, y harán todo en su poder para tener una en sus garras insaciables. Con este objetivo, se teletransportan para proteger el valioso botín que llevan. Los Torturadores maléficos derrotados dejarán caer una variedad de objetos, entre ellos al menos uno legendario.

Malhechor intolerable

Los Malhechores intolerables, que suelen verse recorriendo el campo de batalla con bolsas repletas de armas filosas, se equipan con cascos y cotas de placas que claramente no estaban forjadas para criaturas tan pequeñas. A pesar de su atuendo poco afortunado, estos trasgos han aprendido un par de cosas en Santuario. Cuando se sienten amenazados, invocan Peones de la bóveda, que les dan el tiempo suficiente para abrir un portal y escaparse.

Semental gelatinoso

Cuando estén en peligro, los Sementales gelatinosos tratarán de proteger sus bienes a toda costa; una de sus estrategias preferidas es dividirse en Engendros gelatinosos más pequeños, que se dividen en Engendros aún más pequeños al morir. Un solo trasgo gelatinoso lleva un botín impresionante, pero tendrás que quitárselo a todo un ejército.

Trasgo arcoíris

Es poco usual encontrarse con un Trasgo arcoíris, y parecen formar parte de un reino distinto al de otros demonios de la misma familia. Cuando mueren, dejan caer un botín bastante común, pero también dejan un portal prismático abierto que lleva no a la Bóveda, ¡sino al fantástico y festivo reino de Bromalandia! Quizás hasta veas un arcoíris.

Trasgo coleccionista de animales

A diferencia de la mayoría de los trasgos, los coleccionistas de animales secuestran y coleccionan criaturas, tanto vivas como no-muertas. Si hay algo incierto, es el tipo de criaturas que hay en el morral de un coleccionista de animales, pero no te preocupes: si las liberas, se convertirán en compañeros leales y te seguirán a donde sea que vayas.

La Bóveda

Los aventureros que logren asesinar a un trasgo imprudente podrían encontrarse con una recompensa inusual: un portal estable hacia la Bóveda, donde se almacenan las vastas riquezas saqueadas por todos los Trasgos del tesoro. A la cabeza de este lugar, encontrarás a un demonio enorme conocido como Ruin, la Baronesa del Reino del tesoro. Destrónala y las riquezas sinfín de la Bóveda serán tuyas.

Cargando comentarios…

Ocurrió un error al cargar los comentarios.