El guerrero rojo...

Archivo Horádrico
Recuerdo la primera vez que le observe, era apenas un niño viviendo en el poblado a los pies del Torreón del Baluarte, la antigua fortaleza, estabamos sobreviviendo a la batalla contra Azmodan, durante una noche luego de semanas de combate él llego, un voluminoso bárbaro, vestia una pesada cota roja como el fuego, recuerdo sus armas, en su mano derecha llevaba un martillo el cual emitia una tenue luz roja y en su mano izquierda una hoz negra que emanaba un tremebundo olor a sangre, había venido junto a dos jovenes, un guerrero que emanaba luz , una mujer y otros dos hombres , un templario y el otro hombre con una ballesta y un bigote inconfundible, el guerrero luchaba solo, sus compañeros se quedaban cuidandonos, día tras día lo vi regresar de las batallas que parecían no tener fin, siempre se alzaba victorioso, un día tome el valor y le pregunte su nombre, dijo que se llamaba Karmesian, el rojo, durante un momento los demonios llegaron a nosotros, yo estaba cerca de las puertas de los almacenes, cuando vi a los demonios venir tenia miedo, me aferre a un costal de papas y cuando pensaba que iba a morir por la espada de ese demonio la hoz negra freno su espada, vi a Karmesian destrozarle el craneo a ese demonio de un simple martillazo, los otros dos demonios que vinieron despues fueron despedazados y mutilados de tal forma que nunca se pudo olvidar, Karmesian parecia disfrutar cada golpe y cada corte, lo vi ingresar al tunel del que habian venido los demonios, oía los gritos de dolor de los monstruos y el sonido del metal impactando contra sus carnes y despedazandolos, finalmente Karmesian regresó, sus armas bañadas en sangre y su armadura roja como siempre, durante esa noche decidí junto a los demas que le hariamos un regalo a nuestro salvador, a nuestro héroe, tomamos algo de tela y hicimos un emblema de la hoz y el martillo formando una cruz , pedimos a la madre de Danson, otro niño que al igual que yo estaba alli con su madre y su hermana , su madre cocio el emblema sobre la tela roja y con el Capitan Haile hicimos un estandarte para la bandera , a la mañana siguiente se lo dimos a Karmesian, el gran guerrero tomo el estandarte y lo cargo con orgullo, no supimos más de él salvo por su estandarte, clavado sobre la puerta que daba al crater de donde las tropas de Azmodan habían salido, el guerrero dejo allí su estandarte y aún hoy en día el estandarte de la hoz y el martillo ondea con fuerza en la entrada al cráter, nadie osa cruzarlo, y todos rendimos respeto a Karmesian, el guerrero rojo...
buena historia! espero leer mas
Buena historia. Interesante el punto de vista del narrador. Me gustó.
Muy buena, pero también corta
Tenia limite en la cantidad de texto, me apegue mucho a lo que pude escribir y lo relate desde el punto de vista del niño que esta en la fortaleza del torreon del baluarte cuyos padres fallecieron y quiere venganza contra Azmodan...
Es un buen cuento.
Excelente historia.

Únete a la conversación

Regresar al foro