StarCraft® II: Heart of the Swarm®

Descarga Digital

  • Juega en cualquier región
  • Requiere conexión a Internet
  • Requiere registro en Battle.net®
  • Este es un producto independiente. No necesitas ninguna otra versión de StarCraft II para jugar.
  • Especificaciones Técnicas

Bienvenido a la Mente de colmena

Como la Reina de las Cuchillas, Sarah Kerrigan, supiste ser la entidad más temida de la galaxia. Ahora, aguardas en una celda hundida en las profundidades de un laboratorio de investigación de alta seguridad. Antes de que las sanguinarias fuerzas del Domino terran vengan por ti, debes planear tu escape hacia los oscuros confines del espacio y reclamar tu imperio vivo en el corazón del Enjambre.

Nuevas armas de guerra

Incinera a los enemigos que intentan avanzar con el Murciélago infernal, apodérate de los cielos con la Tempestad, atrapa a los enemigos atrincherados con el Huésped del Enjambre y descubre más formas de destrozar al enemigo con siete unidades nuevas y devastadoras.

Adáptate y Destruye

Las misiones especiales de “Evolución” te permitirán moldear tu enjambre para devastación máxima. Podrás escoger la manera en que los Zerg conquistarán todo a su paso.

Desata el infierno

Embárcate en una senda de venganza furiosa con una campaña totalmente nueva protagonizada por los zerg. Descubre los poderes de Kerrigan a lo largo de 20 nuevas misiones e infesta todos los planetas que encuentres a tu paso desde tu descomunal Leviatán.

Especificaciones Técnicas

Género

Estrategia en Tiempo Real

Plataformas

Windows Mac
Requisitos de Sistema

Requisitos Adicionales

  • Requiere conexión a Internet
  • Requiere registro en Battle.net®
  • Este es un producto independiente. No necesitas ninguna otra versión de StarCraft II para jugar.

Idiomas Disponibles

English (US), Español (AL), Português (AL), English (EU), Deutsch, Español (EU), Français, Italiano, Polski, Русский, 한국어, 繁體中文, English (SEA)

Clasificación

Derramamiento de sangre Lenguaje Temas insinuantes Uso de alcohol Uso de tabaco Violencia Las interacciones online no son clasificadas por la ESRB