Un sistema con recalentamiento puede producir inestabilidad gráfica y una baja en la tasa de cuadros por segundo. Sigue los pasos indicados a continuación para reducir los problemas de recalentamiento de tu sistema.

Windows

Para controlar la temperatura de tu computadora mientras juegas, descarga la versión gratuita de HWMonitor de CPUID. Una vez que hayas instalado el programa, sigue estos pasos:

  1. Abre HWMonitor.
  2. Mantén HWMonitor en funcionamiento mientras juegas hasta que se presente el problema.
  3. Revisa las temperaturas máximas alcanzadas en HWMonitor. Es posible que tengas un problema de sobrecalentamiento si tu CPU supera los 60 grados Celsius o si tu tarjeta de video (GPU) supera los 80 grados Celsius.
  4. Si necesitas brindarnos la información de las temperaturas, envíanos una captura de pantalla o escribe las temperaturas máximas que se indican en el programa y a qué parte del hardware de la computadora pertenecen.

Para evitar el recalentamiento:

  1. La acumulación de polvo dentro de la computadora puede provocar problemas de recalentamiento. Usa una lata de aire comprimido para limpiar el polvo de los ventiladores y rejillas de tu computadora.
  2. Juega sobre una superficie sólida cuando uses una computadora portátil. Las superficies blandas reducen el flujo de aire y pueden causar que el sistema trabaje a altas temperaturas. Un escritorio o una mesa son superficies de juego ideales.
  3. Usar aplicaciones o procesos innecesarios puede provocar que la computadora trabaje más de lo requerido y aumente su temperatura. Intenta cerrar aplicaciones de segundo plano.
  4. Reducir la configuración de video dentro del juego puede ayudar a mejorar el rendimiento y disminuir la temperatura.
  5. Activa Vsync para limitar los cuadros por segundo del juego, lo que podría reducir la temperatura de tu GPU.
  6. Asegúrate de jugar en un entorno fresco. Jugar en un entorno o área con una temperatura 27°C (80°F) o superior puede provocar sobrecalentamiento.

Mac

Para evitar el recalentamiento:

  1. Juega sobre una superficie sólida cuando uses una computadora portátil. Las superficies blandas reducen el flujo de aire y pueden causar que el sistema trabaje a altas temperaturas. Un escritorio o una mesa son superficies de juego ideales.
  2. Usar aplicaciones o procesos innecesarios puede provocar que tu Mac trabaje más y aumente su temperatura. Intenta cerrar aplicaciones de segundo plano.
  3. Reducir la configuración de video dentro del juego puede ayudar a mejorar el rendimiento y disminuir la temperatura.
  4. La acumulación de polvo dentro de la computadora puede provocar problemas de recalentamiento. Intenta utilizar una aspiradora que posea protección contra estática, diseñada para componentes electrónicos sensibles, o bien usa aire comprimido para limpiar tu sistema. Si te incomoda limpiar el polvo de tu Mac, llévalo a un Proveedor de servicios Apple autorizado para que un profesional lo limpie por ti.
  5. Asegúrate de jugar en un entorno fresco. Jugar en un entorno o área con una temperatura 27°C (80°F) o superior puede provocar sobrecalentamiento. Mantén un ventilador apuntando directamente a tu Mac para que haga circular aire frío dentro de la computadora, o bien plantéate adquirir una bandeja de refrigeración para portátiles.
  6. Si has notado que tu Mac se calienta mucho y has seguido las instrucciones anteriores, puede ser que Spotlight esté indizando contenidos. Normalmente tarda varias horas y su función es mejorar los tiempos de búsqueda en el disco duro. Haz clic sobre el icono de Spotlight para ver cuánto tiempo más tardará el indexado. Evita jugar en tu Mac mientras se realiza el indexado, puesto que el rendimiento se verá afectado y habrá una mayor probabilidad de que ocurra un recalentamiento.

¿Ya lo intentaste todo?

Si probaste todos los pasos y todavía necesitas ayuda, visita el foro de asistencia técnica (World of Warcraft) (StarCraft II) (Diablo III) (Hearthstone) (Heroes of the Storm) (Overwatch) oContáctanos.