Los archivos dañados o corruptos en la instalación del juego pueden provocar una gran variedad de problemas y errores. Para solucionar estos problemas utiliza la Herramienta de reparación.

  1. Abre la aplicación para escritorio Battle.net.
  2. Haz clic en el ícono del juego que estás intentando reparar.
  3. Haz clic en el engranaje aun lado del boton Jugar y elige Explorar y reparar.
  4. Haz clic en Iniciar análisis.
  5. Espera hasta que la reparación se complete.